El PSOE exige que las gasolineras sin personal sean plenamente accesibles

Gasolinera desatendida que presta servicio en Badajoz. :: HOY/
Gasolinera desatendida que presta servicio en Badajoz. :: HOY

La nueva regulación se incluye en la propuesta de reforma del Estatuto de los Consumidores que ha registrado el Grupo Socialista

JUAN SORIANO

Las gasolineras desatendidas deberán cumplir con las normas de accesibilidad universal y contar con un dispositivo de atención al cliente. Así lo plantea el Grupo Socialista en la Asamblea de Extremadura, que ayer registró una propuesta de ley para reformar el Estatuto de los Consumidores.

La iniciativa del PSOE plantea una revisión completa de una ley que se remonta al año 2001 y que ya ha pasado por varias modificaciones. Pero también incluye una cuestión que estaba pendiente, la regulación sobre las gasolineras desatendidas en la región.

La Asamblea de Extremadura aprobó en mayo del pasado año una propuesta del PSOE para regular las llamadas gasolineras automáticas o desatendidas. En concreto, se añadió una disposición adicional al Estatuto de los Consumidores, según la cual todas las instalaciones de venta al público al por menor de combustibles y carburantes deberán disponer, mientras permanezcan abiertas de 7.00 a 22.00 horas, al menos de un responsable de los servicios que se prestan. De esa forma se pretendía asegurar la atención a las personas con alguna discapacidad que no pueden abastecerse en régimen de autoservicio.

Esta regulación entraba en conflicto con la legislación europea y española, que permite las gasolineras desatendidas o automáticas además de las atendidas y las de autoservicio (que son las más extendidas). El Gobierno entendió que se invadían sus competencias y recurrió la nueva norma extremeña, tras lo que se iniciaron negociaciones, paso previo para evitar un recurso ante el Tribunal Constitucional.

Aprincipios de este año la Junta y el Gobierno llegaron a un acuerdo, por el cual la Administración regional aceptó modificar la ley del Estatuto de los Consumidores para conjugar «por un lado, la libre elección de los operadores económicos del modelo de negocio que estimen más conveniente y, de otro, garantizando, en cualquier caso, la accesibilidad a las personas discapacitadas que poseen vehículos a la prestación de un servicio esencial para garantizar su movilidad y autonomía personal».

Por tanto, el Ejecutivo autonómico se comprometió a cambiar la norma de 2017, pero aún había que definir el texto concreto. La nueva regulación forma parte de la propuesta de ley que ha presentado el PSOEy que se suma a las 21 iniciativas legislativas que coparán el tramo final de la legislatura, tal como anunció el presidente extremeño, Fernández Vara, el pasado mes de junio.

La propuesta del PSOE establece que todas las instalaciones de suministro al por menor de combustibles y carburantes de venta al público en general, mientras permanezcan abiertas y en horario diurno (de 7.00 a 22.00 horas), deberán acreditar parámetros de accesibilidad en los términos previstos en la normativa UNE 170001-2 o normativa de accesibilidad europea equivalente, que acredita la accesibilidad universal. Además, deberán contar con un dispositivo bidireccional de comunicación para atender al cliente y mecanismos que garanticen la posibilidad de presentar hojas de reclamaciones.

En caso de que no puedan cumplir con estas exigencias de accesibilidad, bastará con que dispongan de al menos una persona responsable que pueda atender a las personas con dificultades de accesibilidad.

Jesús Gumiel, de la Asociación para la atención y la integración social de las personas con discapacidad física de Extremadura (Apamex), considera positiva la propuesta del PSOE. Pero pide que vaya más allá y que se exija la accesibilidad al punto de suministro, una cuestión para lo que aún no existe una solución satisfactoria en el sector.

Nuevos hábitos de consumo

Pero la regulación sobre las gasolineras desatendidas es sólo parte de una completa revisión del Estatuto de los Consumidores, que se actualiza para reconocer nuevos derechos y proteger los hábitos de consumo que han surgido en los últimos años, como el comercio electrónico.

El portavoz del Grupo PSOE-Siex en la Asamblea, Valentín García, destacó ayer en la presentación de la propuesta que se pretende «proteger a los usuarios frente a los grandes proveedores de servicios y establecer un equilibrio entre ambos ya que, en el modelo actual, siempre se perjudica a los consumidores».