El PSOE dice que la alternativa a Almaraz se construirá entre todos

El PSOE dice que la alternativa a Almaraz se construirá entre todos

El PP afirma que Vara debe «pedir perdón» a las más de 4.000 familias a las que afectará el cierre de la central

EFE

El PSOE de Extremadura pidió ayer «seriedad» y «sensatez» para, una vez lograda la prórroga de la central nuclear de Almaraz (CNA), trabajar entre todos en una alternativa para la comarca cacereña del Campo Arañuelo.

«Ahora hay que ser serios y sensatos», aseguró el portavoz del partido, Juan Antonio González, después de que los propietarios de la planta -Iberdrola, Endesa y Naturgy- hayan acordado solicitar la renovación del permiso de explotación para seguir operando hasta 2028. Una vez alcanzado este acuerdo, es el momento «de que entre todos aunemos esfuerzos para ir construyendo esa alternativa para que el Campo Arañuelo tenga futuro».

González señaló que el PSOE va a «arrimar el hombro» para que no se vuelva a sufrir la incertidumbre de los últimos meses y para que la zona, cuando llegue el cierre, haya construido una alternativa.

Por su parte, el PP de Extremadura contestó al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que quien debe «pedir perdón» es él a las «más de 4.000 familias que se quedarán sin sustento» por el cierre de la planta con su beneplácito. Una respuesta que llegó de los labios de la portavoz del PP de Extremadura, Gema Cortés, quien aseguró en rueda de prensa que «si Vara y Sánchez se quedan, la central de Almaraz cierra», lo que supone «el certificado de muerte» del norte de la provincia de Cáceres y que las arcas autonómicas dejarán de ingresar 150 millones.

Según Cortés, la semana pasada se puso fecha al cierre de la planta, por «un capricho ideológico» del PSOE que «no se atreve a renunciar a su ideología» en beneficio de los extremeños.

Además, lamentó que los socialistas no tengan plan alternativo para la comarca del Campo Arañuelo y que hayan vetado durante esta legislatura todas las iniciativas parlamentarias que ha presentado el PP en este sentido, como un plan de regeneración de la zona, dotado con 90 millones.

Para la portavoz del PP extremeño, lo que se ha hecho es un «anuncio trampa y una medida placebo electoral» de cara a los próximos comicios, cuando «han visto que miles de extremeños han salido a la calle».

Balance

Por otra parte, ante la disolución del Parlamento la próxima semana, Juan Antonio González hizo ayer un balance «positivo» de la legislatura y destacó la aprobación de unas 40 leyes para recuperar derechos sociales, mejorar la economía y el empleo, y convertir a Extremadura «en la región donde es más fácil instalar un proyecto de inversión».

Según González, esta labor legislativa se ha hecho desde el diálogo. «El diálogo en Extremadura lo representa el PSOE y nuestra mano siempre estará tendida a hablar con todos los partidos políticos constitucionales frente a los vetos» de los partidos de la derecha.