El proyecto 'Ítaca' pretende devolver al sistema educativo a 300 jóvenes de 16 a 18 años

El 40% de los participantes en los cursos del año pasado siguen formándose, y otros se han convertido en autónomos

REDACCIÓN

Mérida. Trescientos jóvenes de 16 a 18 años adquirirán competencias genéricas dentro del proyecto 'Ítaca' de la Junta para contar con una orientación, capacitación y habilidades que les animen a volver al sistema educativo reglado y les permitan una mayor empleabilidad.

El secretario general de Empleo, Javier Luna, visitó ayer viernes en Mérida la Fundación Atenea, una de las cuatro entidades que desarrollarán la nueva edición del programa, junto a Sorapán de Rieros, Radio Ecca Fundación Canaria y otro organismo que va a ser determinado en los próximos días.

Los jóvenes recibirán «un plan más personalizado» que en la primera edición, ya que «intervenir con menos jóvenes y con más atención es mucho más rentable para ellos», señaló Luna, que aseguró que los resultados del primer programa en el año 2017 han sido muy buenos, con la participación «no sólo de jóvenes que han estado abandonando el sistema educativo, sino también jóvenes del departamento de menores que han venido a este programa».

Luna destacó el cambio que supone esta actuación en sus vidas, no en vano, «el 40% ha vuelto otra vez hacia la formación, en algunos casos se han convertido en autónomos y, en otros, vuelven a formarse en otros programas del proyecto Ítaca».

El objetivo de este programa, dirigido a conectar la parte educativa con la laboral, es acompañar y reorientar a jóvenes de entre 16 y 18 años para poder capacitarles en competencias genéricas como son las habilidades sociales, la autoestima y motivación, el trabajo en equipo, la creatividad y la resolución de problemas. De este modo, se les ayuda a crear sus itinerarios personalizados de inserción, que es fundamental para evitar que se conviertan en personas paradas de larga duración.

Los destinatarios del programa, que serán 75 por entidad, deben ser demandantes de empleo, desempleados e inscritos como tales en los centros de empleo de la comunidad.

Durante un año, las entidades colaboradoras, especializadas en el trabajo con jóvenes, les guiarán hacia la vuelta al sistema educativo o a la adquisición de una cualificación adecuada para la inserción al mundo laboral, a través del fomento de la cultura emprendedora para su adaptación al entorno personal, social y laboral efectivo.

Estas actuaciones son, entre otras, orientación, que comprende el diagnóstico individualizado y la elaboración del perfil; y diseño de itinerario, con los objetivos profesionales más adecuados para el acceso al empleo de acuerdo con el perfil del usuario.

El asesoramiento y ayuda técnica para la definición de su currículum; e información y asesoramiento adicional sobre el mercado de trabajo, son otras de las actuaciones.

Las acciones de adquisición de competencias podrán llevarse a cabo en actuaciones individuales o en grupos de 20 personas como máximo.

 

Fotos

Vídeos