Proserpina: Mucho más que una charca

La presa romana de Proserpina es el origen de uno de los tres sistemas de abastecimiento de agua a la antigua ciudad Emerita Augusta, hoy Mérida, cuyos habitantes tienen en este lugar lo que ellos llaman 'La Charca'

Bañistas en aguas de Proserpina este verano./JLG
Bañistas en aguas de Proserpina este verano. / JLG
J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Proserpina fue hija de Ceres y Júpiter, y se la describía como una joven sumamente encantadora. Es la equivalente en la mitología romana a la diosa griega Perséfone. La presa romana de Proserpina es el origen de uno de los tres sistemas de abastecimiento de agua a la antigua ciudad Emerita Augusta, hoy Mérida, cuyos habitantes tienen en este lugar lo que ellos llaman 'La Charca'.

Para José Manuel, treintañero andaluz que el mes pasado se convirtió en peregrino, este embalse cercano a Mérida supuso algo parecido a un oasis en el desierto. Por allí pasa el Camino de Santiago, que en este tramo tiene uno de sus momentos más apetecibles . Además de permitir un merecido baño, se puede tocar una construcción -la citada presa- que tiene unos 400 metros de largo y que data, según los últimos estudios, del siglo I y II después de Cristo.

Aves tras darse un baño en La Charca.
Aves tras darse un baño en La Charca. / JLG

Pero los habituales de la zona ya están acostumbrados a este paisaje. El lugar tiene su urbanización, su club privado y su espacio público, todo rodeado por una ruta para hacer a pie o corriendo y que supone una de las últimas mejoras en este lugar que cada verano sirve de evasión a emeritenses y visitantes.

Proserpina está a apenas un cuarto de hora de la capital de Extremadura y aspira a conseguir la Bandera Azul, un distintivo para playas de agua dulce que ya tienen Orellana y, desde este año, Cheles. En base a este objetivo cada temporada introduce alguna mejora sin descuidar la calidad del agua, que tiene unos cuantos grados de temperatura más respecto a las piscinas naturales que este mes tienen tanto éxito en el norte de Cáceres.

Hay varios chiringuitos en la zona.
Hay varios chiringuitos en la zona. / JLG

Hace unos meses se trabajó en la calidad de algunas orillas de Proserpina, donde se esparció arena de río lavada, unas 400 toneladas en total. La zona pública tiene, además, duchas, baños y algunas sombrillas que completan el servicio siempre gratuito que dan los eucaliptos próximos al agua.

A todo esto se suma la típica oferta de hidropedales para adentrarse en esta 'charca' y ver Proserpina desde otros muchos puntos de vista y descubrir otros rincones a lo largo de esta costa encantadora.

Más rincones con encanto