El promotor de la fotovoltaica de Talaván avanza trámites para iniciar las obras este año

Recreación de lo que será el parque fotovoltaico de Talaván. :: hoy/
Recreación de lo que será el parque fotovoltaico de Talaván. :: hoy

Se trata de otro de los grandes proyectos de renovables en la región, con cerca de 260 millones de inversión

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La segunda gran planta fotovoltaica prevista en Extremadura también quiere iniciar su construcción en el tramo final de este 2018. Antes de que concluya el año, en el municipio cacereño de Talaván, el promotor del proyecto, el grupo israelí Ellomay Capital a través de la sociedad Talasol Solar, desea comenzar las obras de una instalación de 300 megavatios de potencia instalada, una de las mayores del país (igual que la prevista en Talayuela y menor que la que irá en Usagre). La inversión rondará los 260 millones de euros. Hace unos meses, Ellomay hablaba de 2019 como fecha más probable de comienzo de los trabajos.

La megaplanta cuenta con todos los permisos administrativos relevantes y con la declaración de impacto ambiental (DIA) favorable desde 2014 y el próximo 20 de septiembre cumplirá otro trámite más.

Para ese día, en los ayuntamientos de Hinojal, Casas de Millán y Santiago del Campo, en cuyos términos también se desarrolla parte del proyecto fotovoltaico, están citados los propietarios de fincas que no han llegado un acuerdo con el promotor del proyecto. Se les va a notificar que esos terrenos por los que pasará la línea de evacuación eléctrica de la megaplanta serán ocupados conforme lo prevé la normativa española para proyectos de envergadura.

Los plazos marcan que la planta estará funcionando en el año 2020 La instalación será tan grande como la de Talayuela y solo la superará la de Usagre

Es lo que se llama el levantamiento de actas previas a la ocupación construcción de la fotovoltaica Talasol Solar y sus infraestructuras de evacuación. Con la DIA favorable desde hace cuatro años, y con la autorización administrativa, la declaración de utilidad pública y la aprobación del proyecto de ejecución por parte del Ministerio de Energía e Industria el año pasado, el levantamiento de actas es el penúltimo trámite a cumplimentar para poder iniciar las obras. El último es conseguir la licencia de obras del Ayuntamiento de Talaván, algo que la obtendrá a las pocas horas de que la solicite en el registro municipal.

Subestación

La fotovoltaica ocupa 587 hectáreas de la finca Camacho, en el término municipal de Talaván, aunque también afecta a términos de las tres localidades antes indicadas por transcurrir por ahí la línea de evacuación eléctrica, de 24 kilómetros de longitud, que lleve la energía a la subestación prevista en Cañaveral.

Una vez que entre en servicio la planta, se estima que produzca 565 GWh (gigavatios/hora), equivalente al consumo eléctrico anual de unas 170.000 viviendas (una vivienda media de tres personas). El grupo israelí espera generar unos ingresos anuales de entre 20 y 25 millones de euros gracias a la electricidad que se genere del parque fotovoltaico planificado en Talaván. Los gastos de operación rondan los seis millones, por lo que se le quedará un ingreso neto anual de 14-19 millones.

La planta cacereña tiene un plazo de construcción de dieciséis meses. Por tanto no podrá estar operativa hasta 2020. Se estima una necesidad de mano de obra que, en momentos punta, superará los 1.100 trabajadores.

La fotovoltaica necesita una infraestructura fundamental que todavía no existe y no es competencia de la empresa de renovables. Se necesita contar con la subestación eléctrica planeada en Cañaveral, gestionada por Red Eléctrica. La ideada en su día para el proyecto original del AVE o ahora del tren de altas prestaciones electrificado.

El Gobierno se comprometió a que será más grande la subestación de Cañaveral para evacuar toda la energía procedente de la planta de Talaván. Adif, dependiente del Ministerio de Fomento, acaba de sacar a concurso la licitación de la obra de construcción de esa subestación.

Como ya indicó HOY el pasado 20 de junio, Talasol Solar ha firmado un acuerdo con la sociedad griega Metka para que construya el parque fotovoltaico de Talaván. Pagará 200 millones a la sociedad griega por las labores de ingeniería y construcción de la planta de Talaván así como de las instalaciones auxiliares para inyectar energía en la red.

El banco alemán Deutsche Bank y el norteamericano Goldman Sachs son los principales soportes financieros de Ellomay para sacar adelante el parque de Talaván. Además, el Banco Europeo de Inversiones asimismo participará en el proyecto financiando una parte del mismo.

Ellomay cotiza en la Bolsa de Nueva York y la de Tel Aviv bajo la marca comercial Ello. Desde 2009, Ellomay ha enfocado su negocio en los sectores de energía renovable y energía en Europa e Israel.