«Hay profesionales que se quieren jubilar antes», dicen los enfermeros

C. J. VINAGRE

El 15,8% de los enfermeros extremeños que desarrollan su labor en la sanidad pública tienen 60 o más años. Esto es, 793 sobre los 5.000 que aproximadamente ejercen en la región igualan o superan esa franja de edad. El sindicato de enfermería Satse resume esta estadística para incidir que no existe en absoluto un posible envejecimiento en las plantillas de enfermeros sino que el problema es otro. «No tenemos ni una plantilla envejecida, ni tampoco hay problemas de plantilla porque hay una bolsa de demandantes amplia. El problema es que la plantilla que hay está muy quemada», especifica Damián Cumbres, secretario general de Satse.

Esto provoca que, al contrario que los médicos, «nadie tenga intención por estar trabajando por encima de su edad jubilación. Al contrario», enfatiza Cumbres a este diario. «Estamos reclamando que, a partir de los 60 años, de forma voluntaria y siempre que se haya cotizados 30 años como poco, se pueda conceder esa jubilación sin pérdida de poder adquisitivo», finaliza.

El responsable de Satse considera que la realidad de los enfermeros en la sanidad pública extremeña es que «hay mucha gente que lleva trabajando entre 30 y 40 años y está deseando jubilarse, incluso sin tener que esperar a la edad fijada. De hecho, hay bastantes casos de enfermeros que se han jubilado a los 63 años y seis meses incluso perdiendo algo de dinero».