«La productividad depende de cada persona»

El teletrabajo es una opción a tener en cuenta, tanto por las empresas como por los trabajadores. Es un sistema que aporta varias ventajas para empleadores y empleados, pero no es factible para todos los trabajos ni para todas las personas.

Trabajar desde casa es un proceso que requiere adaptación y los expertos consideran que lleva tiempo. Por ello, la productividad se suele mencionar entre las ventajas, pero también entre los inconvenientes del teletrabajo. Por un lado, se considera que al no perder energías en el desplazamiento se puede rendir más. Por otro, la falta de socialización puede afectar al rendimiento de manera negativa, como también la dificultad de crear un ambiente de trabajo en el domicilio. «Aumentar o reducir la productividad depende de cada persona, porque está muy relacionado con la forma de ser», explica Miguel Ángel Cordero, psicólogo y director del centro Ipseida de Cáceres.

Este es uno de los motivos por los que las empresas no terminan de apostar por el trabajo desde casa de sus empleados, pese a que les supondría un ahorro económico. Además, en el caso de las que deciden ofrecer esta posibilidad a sus empleados, el teletrabajo solo se realiza de manera puntual en un determinado número de días a la semana y con reuniones periódicas.

 

Fotos

Vídeos