Extremadura produjo un 9% más de energía eléctrica procedente de renovables el año pasado

Olga García, consejera de Transición Ecológica, presentando el balance eléctrico de 2018. /Brígido
Olga García, consejera de Transición Ecológica, presentando el balance eléctrico de 2018. / Brígido

Lo hizo gracias a la hidráulica porque cayó la procedente de termosolar y fotovoltaica; también subió la demanda eléctrica por quinto año consecutivo y por encima de la media nacional

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Una buena noticia...con matices. De nuevo la producción eléctrica procedentes de fuentes renovables creció en Extremadura el año pasado. Pero, en 2018, el sol no fue un sólido aliado esta vez para la producción de electricidad en la región. De forma excepcional fue un año con una baja radiación solar, muy por debajo de lo habitual. Eso propició un hecho practicamente inédito en la comunidad autónoma, referente mundial en la generación de energías renovables. Según los datos recogidos en el balance eléctrico de Extremadura correspondientes al 2018, la generación de electricidad a través de plantas termosolares cayó hasta un 20,52% respecto al año anterior. Tampoco fue un buen año para las plantas fotovoltaicas, que están viviendo un periodo de esplendor en la región. La electricidad procedente de fotovoltaicas bajó un 9%. A pesar de estos apuntes negativos, la electricidad que salió desde Extremadura gracias a instalaciones renovables creció un 9% en el conjunto extremeño. El único motivo es que las centrales hidráulicas tuvieron a tope sus turbinas. Fue un año muy lluvioso y eso se notó en que la producción hidroeléctrica se disparó un 70,21% respecto al 2017, un año, por contra, seco.

Más información

Ese es el análisis somero del balance eléctrico de Extremadura 2018, presentado por la consejera de Transición Ecológica, Olga García. Un balance en el que se habla de producción eléctrica tanto de fuentes renovables como de aquellas que no lo son. Está en este grupo casi exclusivamente lo que genera la central nuclear de Almaraz. El pasado año, por cierto, los dos reactores produjeron casi un 4% menos de electricidad (3,98%). El descenso fue motivado por unas paradas de mayor duración.

Además de la producción, el balance estudia el consumo de electricidad en Extremadura. El estudio apunta que nuestra región consumió más electricidad que la media nacional. El incremento de la demanda fue de un 0,7% mientras que la media nacional subió un 0,38%. Ese aumento del consumo eléctrico se produce por quinto año consecutivo y está relacionado directamente con una mayor actividad en empresas y particulares. Esto es, con una reactivación económica.

García ha aprovechado su comparecencia de prensa para informar que actualmente en Extremadura se contabilizan, solo en tecnología solar fotovoltaica, proyectos con viabilidad para conectar a las redes por una potencia total de aproximadamente 8.000 megavatios (MW), de los que 73 se encuentran en fase de tramitación, con una potencia de 4.500 megavatios. Lo más sobresaliente es que 1.300 MW ya están en fase de construcción.