«El problema surge al llegar las siguientes generaciones»

Manuel García. :: C. M./
Manuel García. :: C. M.

Manuel García Responsable planificación BBVA

J. L. G. BADAJOZ.

Uno de los lemas del responsable en Extremadura de planificación patrimonial del BBVA es «cuanto más sabes mejor decides».

-¿Qué puede aportar BBVA al empresario familiar?

-Dentro del servicio de planificación patrimonial de BBVA banca privada se ofrece servicio de información para que, en colaboración con su asesor fiscal, se permita planificar adecuadamente su empresa familiar, tanto en la fase de generación de rentas cuando interviene el impuesto de la renta de personas físicas o el impuesto de sociedades, como en el mantenimiento de ese patrimonio cuando consigues un nivel ahorro determinado, el cual está sometido a una imposición adicional. Aquí en Extremadura el impuesto sobre el patrimonio es el más alto de España porque hay un tipo máximo que es del 3,75% y el mínimo a partir del que tributas es de 500.000 euros, así que si tienes un patrimonio neto superior sin contar vivienda habitual o previsión social, que están exentos, pues conviene planificarse, así como la transmisión futura a la siguiente generación que vaya a heredar el patrimonio, sujeto al impuesto de sucesiones.

-¿Qué patrón suele seguir en esta región la empresa familiar?

-El problema de la empresa familiar surge cuando se incorporan las siguientes generaciones en la gestión de la compañía. Un matrimonio funda una empresa desde cero que va bien y genera beneficios. Luego pasa a sus hijos, pero cuando llega a la tercera generación ya hay interrelaciones con primos y ahí es cuando se suelen producir las tensiones previas al fin del recorrido y Extremadura no es una excepción. La forma para prevenir esto es tener un protocolo familiar que regule las condiciones para salir de la empresa o entrar en la gestión.