Un año de prisión por dañar varias máquinas de tabaco en Olivenza usando un ácido

El bar de la piscina fue uno de los locales afectados por los ataques con ácido. :: Juan miguel méndez/
El bar de la piscina fue uno de los locales afectados por los ataques con ácido. :: Juan miguel méndez

El condenado es un vecino de la localidad que utilizó una jeringuilla para introducir el líquido corrosivo en los cajetines de las monedas

E. F. V.BADAJOZ.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Badajoz ha impuesto una condena de un año de prisión para Manuel F.R. un vecino de Olivenza que utilizó un ácido muy corrosivo para inutilizar los cajetines de varias máquinas de tabaco en la localidad pacense donde reside. Por error en la edición de papel se dio como condenado a Marco A.P.P., que en realidad es el denunciante y propietario de las expendedoras de tábaco.

El daño que causó con sus acciones ascendió a 3.700 euros y en total realizó cinco acciones delictivas distintas entre los meses de junio y julio del año pasado.

En la sentencia se explica que el día 7 de junio utilizó una jeringuilla para introducir un potente ácido mezclado con otra sustancia química en la máquina expendedora de tabaco que había sido instalada en el local de apuestas Sportium de la plaza de abastos de Olivenza.

Con esa acción causó unos daños que fueron valorados en 874,62 euros. Además, generó un perjuicio de 232 euros al inutilizar la máquina que utilizan los clientes para adquirir tabaco.

Ese mismo día realizó la misma acción en un futbolín que se encontraba en el mismo establecimiento. En este caso los daños fueron de 662 euros y el perjuicio fue tasado en 165 euros.

Sólo una semana después utilizó la jeringuilla con ácido en la máquina expendedora de tabaco del café bar Salón Winner, en la avenida Ramón y Cajal de la localidad de Olivenza. La reparación del cajetín costó 232 euros.

Mayor fue el perjuicio que causó en el bar La Marina, que está en la calle Nicaragua. Las perdidas en ese negocio supusieron un importe total de 1.400 euros.

El día 5 de julio provocó daños similares en las máquinas recreativas y de azar Cirsa Vikingo y Piratas, que se encontraban operativas en el bar de la piscina de Olivenza. Los daños en ese caso ascendieron a 2.206 euros.

Finalmente, el día 5 julio inutilizó otra máquina expendedora en el bar Duarte, que está en la barriada de los Naranjos. Los daños fueron de 641 euros y los perjuicios sumaron otros 308 euros.

Sentencia de conformidad

Los perjudicados por estas acciones fueron representados en el juicio por los letrados Fernando Cumbres y Macarena Rubio, quienes firmaron una sentencia de conformidad que condena al autor a un año de prisión por un delito continuado de daños. Además, tendrá que pagar una multa de 1.080 euros a razón de 3 euros diarios, además de las costas del proceso.

En la sentencia, que contó con la conformidad del Ministerio Fiscal y las defensas, se indica que antes de la celebración del juicio el acusado resarció a todos los perjudicados con la cantidad que les había hecho perder. En total, 3.700 euros que recibieron como compensación a los daños.