Primeros pasos para que la vía verde de Hervás llegue hasta la ciudad de Salamanca

Un grupo de ciclistas sale del túnel situado en las proximidades de Baños de Montemayor. :: andy solé/
Un grupo de ciclistas sale del túnel situado en las proximidades de Baños de Montemayor. :: andy solé

15 pueblos quieren que el carril que ahora acaba en Navalmoral de Béjar siga hasta Alba de Tormes y allí conecte con el que llega a Carbajosa de la Sagrada

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

La vía verde de Plasencia a Béjar, en uso parcialmente desde hace un año, podría extenderse hasta llegar a las puertas de la ciudad de Salamanca. Así será si prospera la iniciativa de un grupo de ayuntamientos de esa provincia castellano-leonesa limítrofe con la de Cáceres, que ya han dado los primeros pasos para que senderistas y ciclistas devuelvan la vida al trazado ferroviario por el que no circulan trenes desde el año 1985.

Más información

La vía verde Plasencia-Béjar está dividida en tres tramos. Ordenados de sur a norte, el primero es el que va de la ciudad del Jerte hasta Casas del Monte. Tiene 28,3 kilómetros y en él aún no han empezado las obras. Según la Junta de Extremadura, es previsible que lo hagan este otoño, cuando presumiblemente abrirá el segundo, que va de Casas del Monte a Hervás (13,2 kilómetros). Las obras en este último tramo están bastante avanzadas, y de hecho, más de un ciclista ya ha completado ese recorrido.

El puente de Hervás

La mayor dificultad en ese trazado se encuentra en el viaducto ferroviario de Hervás, popularmente conocido como 'el puente de hierro'. Desde cualquiera de sus dos extremos se puede ver ya instalado buena parte del material necesario para que pueda cruzarse a pie o pedaleando, pero aún queda la última parte del trabajo, de modo que está cerrado al público por una valla con candado en cada orilla.

El tercer tramo, que va Hervás a Béjar, tiene 20,2 kilómetros y aunque no ha sido inaugurado oficialmente, lo utilizan cientos de personas cada fin de semana. A esos 20,2 kilómetros hay que sumar otros 4,5 del tramo que comunica Béjar con Navalmoral de Béjar, que también está operativo. Justo a las puertas de esta última población termina la vía verde. Se acaba la plataforma y reaparecen las traviesas y los raíles.

Sin embargo, un grupo de municipios salmantinos quiere que esta infraestructura tenga continuidad. Y ya han dado los primeros pasos para que así sea. Según publicó el diario La Gaceta de Salamanca el pasado 3 de abril, representantes de quince ayuntamientos de esa provincia castellano-leonesa se reunieron el día anterior en Ledrada para avanzar en los trámites para crear una asociación que aglutine sus intereses y ejerza como interlocutora con Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), que es el dueño de los terrenos. Esos quince municipios que se reunieron en abril son los siguientes: Encinas de Arriba, Sieteiglesias de Tormes, Fresno Alhándiga, La Maya, Pedrosillo de los Aires, Montejo, Pizarral, Guijuelo, Guijo de Ávila, Fuentes de Béjar, Ledrada, Fresnedoso, Sanchotello, Navalmoral de Béjar y Alba de Tormes. Tras ese encuentro, se acordó retomar los contactos una vez que pasara el verano, cuando ya estuvieran constituidos y funcionando con normalidad los ayuntamientos que apoyan la iniciativa.

Si la iniciativa prospera, habrá 130 kilómetros para caminar o pedalear entre Plasencia y las afueras de la capital universitaria

El trazado entre Navalmoral de Béjar y Alba de Tormes tendría 56,4 kilómetros. Con una ventaja añadida: no terminaría en mitad del campo, sino que al llegar a Alba de Tormes conectaría con la vía verde que a lo largo de 20,2 kilómetros comunica esta población con Carbajosa de la Sagrada, en las proximidades del polígono industrial El Montalvo II, a las afueras de Salamanca. Si este proyecto saliera adelante, habría 129,6 kilómetros de vía verde entre Plasencia y Carbajosa de la Sagrada, incluidos en el Eurovelo 1, el recorrido para senderistas y ciclistas que va de Cabo Norte (Noruega) a Sagres, en el Algarve portugués.