La ley para la primera universidad privada sigue adelante

Mientras la FP privada se abre paso otro gran proyecto educativo sigue avanzando en Extremadura. Se trata de la primera universidad privada que se instalaría en la región. El proyecto se conoció en junio de 2016 y prácticamente un año después se iniciaron los trámites para darle cabida legal pues es la primera vez que se plantea una universidad privada y aunque el Estatuto de Autonomía contempla esta posibilidad hace falta desarrollar un marco normativo que aquí no existe. Se trata de la Universidad Internacional Augusta Emerita, que tendría sede en Badajoz y que impartiría clases por Internet. El pasado 16 de agosto se publicó una resolución del secretario general de Educación y Empleo por la que se abría una consulta pública sobre el proyecto de ley que habría que aprobar. El objetivo de la consulta es conocer la opinión de ciudadanos y colectivos sociales acerca de la necesidad y oportunidad del proyecto de ley; además de recibir sugerencias de cara al expediente que debe remitirse a la Asamblea de Extremadura, que es la que decidirá sobre la aprobación del proyecto. El paso siguiente sería un informe del Consejo de Gobierno para enviar el proyecto a la Asamblea.

Como se sabe, por el camino parece que se ha quedado otro proyecto de universidad privada también planteado el año pasado, el de la Universidad Católica de Ávila, que quería abrir un centro adscrito en Plasencia. En este caso la Junta de Extremadura manifestó al principios del mes de agosto que se oponía a esta iniciativa. Según razonó, hacía competencia a la Universidad de Extremadura al ofrecer las mismas titulaciones y no generaría riqueza al ser de fuera.