El primer extremeño que dio la vuelta al mundo

Los viajeros Carlos Pecker y José Bosmediano a su llegada al Puente Romano de Alcántara. :: jorge rey

Dos viajeros reivindican en Alcántara, su localidad natal, la figura de Hernando de Bustamante, que fue el barbero de la expedición de Magallanes y Elcano

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Este año se cumple el quinto centenario de la primera vuelta mundo. Fue entre 1519 y 1522 cuando la expedición de Magallanes y Elcano protagonizó la gesta de circunnavegar el globo terráqueo. Con el objetivo de abrir una ruta comercial con las islas de las especias por occidente, cinco naves partieron de Sevilla el 10 de agosto de 1519. Tras casi 80.000 kilómetros de travesía y tres años después, de los 243 hombres que partieron con esa incierta misión solo 18 sobrevivieron. Entre ellos había un extremeño. Él era Hernando de Bustamante y Cáceres, un hombre nacido en la localidad cacereña de Alcántara en 1494 cuya hazaña acaban de conmemorar el escritor Carlos Pecker y el informático José Bosmediano.

Estos madrileños, amigos desde la infancia, han emprendido una caminata a la que han denominado la 'Ruta de los 18 héroes'. La empezaron el 29 de mayo y terminarán en septiembre. En total, más de 2.000 kilómetros con paradas en municipios para rendir homenaje a los tripulantes españoles que acompañaron a Fernando de Magallanes, en su partida, y a Juan Sebastián Elcano, en su retorno.

Esta semana han estado en Alcántara y en su Ayuntamiento han entregado una placa a la alcaldesa de la localidad, Mónica Grados. Con ella reconocen la labor realizada por Hernando de Bustamante. Hijo de Juan de Bustamante y Leonor de Cáceres, fue el único extremeño de la expedición y viajó para realizar labores de barbero.

«Hernando de Bustamante tuvo gran protagonismo, fue una persona culta y se definía como un filósofo», apunta la investigadora María Belén Bañas

«Es posiblemente el marinero más importante de los 18 que volvieron, después de Juan Sebastián Elcano. Era el babero y eso significa que en aquellos tiempos era el cirujano, es decir, el que se encargaba curar a la gente. También le llamaban el sacamuelas», explica Pecker, quien apunta a que en Alcántara les han tratado «de maravilla» e incluso han tenido la oportunidad de conocer la iglesia de Santa María de Almocobar, que es el templo en el que se bautizó Hernando de Bustamante; el Puente Romano y el conventual de San Benito.

Placa que conmemora la labor de Hernando de Bustamante.
Placa que conmemora la labor de Hernando de Bustamante. / J. R.

Pecker reivindica de esa manera que este extremeño que participó en la expedición más importante de todos los tiempos es de Alcántara y no de Mérida, tal y como se creía hasta hace poco y se recoge en la placa que homenajea en Sanlúcar de Barrameda a los 18 navegantes. «Está confundida y eso se puede comprobar en el Archivo de Indias», detalla apoyándose en las investigaciones de la antropóloga extremeña María Belén Bañas.

Estrecho de Magallanes

Ella, que es profesora de Antropología en la Universidad de Extremadura, aclara que no nació en Mérida sino que fue allí donde ejerció el oficio de barbero. «Tanto es así que tiene una calle en la capital de Extremadura», destaca la investigadora torrejoncillana sobre este personaje que falleció en 1533 durante la travesía de Malaca (Malasia) a Goa (India).

Antes de morir protagonizó una de las acciones más destacadas. Fue él quien se adentró en el Estrecho de Magallanes junto a tres compañeros y divisó por primera vez el Mar del Sur, al que rebautizaron como Pacífico por la tranquilidad de sus aguas. Lo hicieron en una chalupa para ascender a un monte cercano y divisar desde lo alto. Para la antropóloga extremeña, Bustamante es el que descubre el Estrecho de Magallanes porque fue el primero en avistar que había agua al otro lado. «Eso lo prueba un documento que cobró y consta en el Archivo General de Indias», detalla Bañas, que lleva investigando sobre la figura de Hernando de Bustamante más de tres décadas.

La alcaldesa y el concejal de Cultura de Alcántara reciben la placa.
La alcaldesa y el concejal de Cultura de Alcántara reciben la placa. / J. R.

«Tuvo un gran protagonismo en la expedición. Independientemente de que su función era la de barbero, era una persona culta e incluso él mismo se definía como un filósofo», matiza Bañas. Ella, entre sus publicaciones, cuenta con una biografía que está publicada en el Diccionario Biográfico Español. Dentro de siete meses aproximadamente publicará un libro.

En él, entre otros aspectos, dejará clara la astucia que caracterizaba a este personaje que hizo una segunda expedición a las Molucas, también conocidas como islas de las especias. En ese caso salió desde La Coruña en 1525. Por aquel entonces ya era rico, pero su espíritu aventurero hizo que emprendiera otro viaje.

Más