Monago: «Si PP y Cs nos presentamos separados, el PSOE seguirá ganando las elecciones»

José Antonio Monago en el parque de Castelar de Badajoz. :: pakopí/
José Antonio Monago en el parque de Castelar de Badajoz. :: pakopí

El expresidente de la Junta cree que el exceso de protección ambiental es un freno al desarrollo de Extremadura

Pablo Calvo
PABLO CALVOCáceres

La frase del día de la entrevista, el pasado viernes, es qué le quita el sueño a cada uno, después de que Pedro Sánchez reconociera que la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno le habría impedido descansar bien. José Antonio Monago (Quintana de la Serena, 1966), expresidente de la Junta de Extremadura (2011-2015) y dos veces derrotado posteriormente asegura que duerme bien pero que empieza a quitarle el sueño «pensar que puede venir otra recesión porque si España se resfría, nosotros sufrimos una pulmonía».

-¿Por qué cree que hemos acabado en nuevas elecciones?

- Por dos razones fundamentales. La primera, porque mataron el bipartidismo en España, surgieron múltiples fuerzas y es una baraja que se demuestra que hasta ahora ha sido imposible de casar; y, segundo, porque no hay tradición de acuerdo en la política nacional.

Más información

-¿Esperaba que se llegara a una nueva convocatoria electoral tras el resultado del 28 de abril?

-Sí. Me podía equivocar, pero desde el primer día he dicho que el PSOE estaba haciendo análisis electorales y ha primado más el interés del partido y el personal de Pedro Sánchez que el general. Ellos ven ganancias a costa de Podemos, así que han pensado que el ciudadano español se queja pero al final lo aguanta todo, y que si repiten elecciones podían sacar un puñado más de escaños.

-Esos análisis que menciona los habrá hecho Iván Redondo, que fue su principal asesor en su etapa como presidente y ahora lo es de Sánchez. ¿Cree que es el hacedor de que haya elecciones?

-No sé lo que habrá intervenido Iván, él es amigo mío pero no hablo con él de estrategia electoral, estamos en dos fuerzas distintas. Pero no creo que haya que profundizar mucho, Sánchez ha repartido culpas para todo el mundo menos para él. Si su partido ha llegado a acuerdos en comunidades autónomas con Podemos, tendrá que explicar por qué no lo ha hecho a nivel nacional. Al Partido Popular le ha pedido la abstención, que es como si el Barça le pide al Madrid que se deje meter un gol porque ya están en la prórroga. Ese cheque en blanco el ciudadano no lo habría entendido.

«Desde el primer día el PSOE estaba haciendo análisis electorales, ven ganancias a costa de Podemos»

-¿Al PP le viene bien que se repitan las elecciones, y al PP extremeño en particular?

-El PP extremeño no se presenta, se presenta el Partido Popular en toda España, y así habrá que medir el resultado; no obstante, espero que se dé mejor y creo que va a ser así.

-¿Habrá un España y un Extremadura Suma (confluencia con Ciudadanos), es partidario?

-Si nosotros nos presentamos a las elecciones como lo hemos hecho la última vez, separados, el PSOE seguirá ganando las elecciones, no hay ninguna duda. La ley electoral penaliza la fragmentación, y será un sueño muy lejano tener tres senadores por provincia como hemos tenido. Extremadura Suma nos beneficia a nosotros y a Ciudadanos, sin ninguna duda. Esto puede chirriar, habrá gente que no esté de acuerdo, pero acuérdese de que tarde más o tarde menos, al final estaremos sumando si realmente queremos ser alternativa al PSOE.

-¿Ha habido ya algún acercamiento en este sentido?

-A nivel nacional ha habido un ofrecimiento de Pablo Casado, que no ha sido acogido por Rivera, pero yo ya le he dicho a mi presidente nacional que hay que seguir perseverando en esa idea. Lo ideal es que fuera por adición, no por absorción porque no creo que haya que vencer al resto sino sumarse. En el Senado tendríamos mayoría absoluta.

-En esa ecuación, ¿qué papel jugaría Vox?

-Vox en el caso de Extremadura le dio la mayoría absoluta a Fernández Vara. Creo que Vox debe recapacitar. De momento con quien se está hablando es con Ciudadanos, pero al final el centro derecha tendrá que integrarse.

-¿El retroceso del PP extremeño solo se ha debido al fraccionamiento, a que al votante le gusta probar cosas nuevas, o se ha ido también a sus errores?

-Fundamentalmente, sí, antes iba yo solo frente al PSOE y ahora no. Ha pasado aquí y en toda España. Aun así, el bipartidismo está más fuerte en Extremadura que en otros sitios. Seguro que ha habido fallos nuestros, asumo esa responsabilidad, pero ha habido una fuerte presión para matar el bipartidismo, y se ha logrado en el centro derecha, no tanto en la izquierda. Yo creo que en las próximas elecciones el ciudadano no va a caer otra vez en el error del 1+1+1, pero además podemos evitarlo. El señor Rivera ha dicho que no tiene problemas para hablar con el Partido Popular después de las elecciones, hombre pues si hablamos antes será mucho mejor porque se le darán más certezas al ciudadano. Hay que poner las luces largas porque el PP y Ciudadanos no pueden estar pugnando eternamente por ese espectro del voto, así que lleguemos a un acuerdo.

-En la entrevista publicada por este diario previa a las elecciones autonómicas se mostraba dolido con la sociedad extremeña porque entendía que no se había reconocido lo suficiente la labor que hizo el PP y usted mismo al frente de la Junta. ¿Después de la mayoría absoluta lograda por el PSOE en mayo, su desencanto ha crecido?

-El ciudadano siempre acierta, quien diga lo contrario le falta humildad. Es lo que ha querido la sociedad extremeña, pues nada, hay que aceptarlo. La mayoría absoluta imprime carácter a quien la consigue porque se queda sin excusas, tiene todo el peso de la responsabilidad y no creo que el PSOE la haya digerido bien. Lo que hemos visto hasta ahora es un gobierno socialista con soberbia que lo primero que hace es quitar la limitación de mandatos. No creo que esa sea la principal preocupación de los extremeños.

«Le he dicho a mi presidente nacional que hay que seguir perseverando en esa idea»

-Por situarnos en la noche electoral, ¿pensó en dimitir?

-No, fue un día triste pero hay que ponerlo en el contexto de ese fraccionamiento del voto. Tenemos que hacer autocrítica, yo y mucha más gente, pero estamos en una región en la que es muy difícil abrirse paso desde una opción de centro derecha. El ecosistema es más fácil para el PSOE. Si encima sacamos mejor porcentaje de votos que en otras comunidades donde con menor porcentaje gobierna el PP, pues quiero decir que hay que poner el resultado en contexto. No hay varitas mágicas, sino trabajar mucho.

-Sin embargo, Monago sí parecía que había encontrado esa varita mágica cuando a la primera acabó con la hegemonía del PSOE. Ganó en 2011, pero luego perdió por poco y ahora mayoría absoluta en contra. Después de hacer lo más difícil, no se ha mantenido.

-Ni antes era tan bueno ni soy tan malo ahora, créame. Cuando yo gané, ganamos muchos en el PP, y cuando he perdido también hemos perdido muchos. Hay olas de cambio que se producen, sin que sirva de excusa. Cuando gané en el 2011 no había publicidad en las vallas ni camiones en las carreteras, Zapatero había conseguido el milagro de parar el país entero, y la gente reaccionó. En esa ola estuve yo surfeando y luego ha venido otra en contra que nos ha llevado por delante. Esa es la realidad vista con perspectiva. Yo le he dado muchas vueltas y creo que es así, ni tan bueno antes ni tan malo ahora.

-¿Qué tipo de oposición van a hacer en Extremadura?

-Al PSOE hay que hacerle una oposición muy seria, porque cuando uno tiene mayoría absoluta tiene muchas tentaciones. Sin perder las formas, pero tenemos que ser muy firmes. Sobre todo porque viene un momento difícil, vamos a entrar en un ciclo de recesión, todas los indicadores lo apuntan y Extremadura es un paciente que ya estaba en observación, pendiente de subir a planta, pero ahora podemos volver a cuidados intensivos porque la economía extremeña tiene muchas debilidades. Si somos líderes en paro ahora mismo, fíjese en un período de recesión. Espero que haya gobierno pronto en España porque cuando se constipan los españoles, los extremeños cogen pulmonía.

-Usted ha sido presidente de la Junta: ¿hasta qué nivel se puede bajar el paro?

-Sé que no es fácil, pero tengo algunas certezas: creo que el exceso de protección ambiental es el principal cepo para el desarrollo de Extremadura. Tenemos un bonito parque temático con poca gente, cada vez menos, porque seguimos protegiendo tanto el entorno que expulsamos cualquier actividad industrial. Es imposible. Sin embargo seguimos con el discurso del señor Fernández Vara, que yo respeto pero que me parece ñoño, de la economía verde y del cambio climático. A mí también me preocupa el cambio climático, pero no es mi prioridad. Hemos limitado tanto los espacios que no podemos hacer nada en esta tierra, y eso va a impedir que haya nuevos yacimientos de empleo. Aquí viene un empresario y lo que ve son los antecedentes de la refinería o Valdecañas. Hay un exceso de protección.

-¿Este discurso no entra en contradicción con la oposición del PP a la mina de litio de Cáceres?

-Pero es que esa mina está en la ciudad, demasiado cerca. Si estuviera a 20 kilómetros, yo encantado. No estoy en contra de las minas, pero hemos tenido la mala suerte de que está al lado de la Virgen de la Montaña, con posibilidad de contaminar los acuíferos de Cáceres. Si sigue para adelante, estoy convencido de que la Unión Europea pondrá reparos.

«Las leyes se pueden cambiar, pero yo no lo haría»

«No pensé en dimitir, fue un día triste, pero el resultado hay que ponerlo en contexto»

-Parece que el PP se ha quedado solo en la defensa de Almaraz.

-Lo sigo manteniendo, Almaraz no emite CO2, genera empleo de mucha calidad y el día que se cierre, la gente del entorno se va a acordar mucho.

-¿No tiene fe en las alternativas?

-Ninguna. Las fotovoltaicas que le gustan tanto al señor Vara generan empleo en construcción, pero no en su funcionamiento, lo puede ver cualquier extremeño. Es un nuevo modelo de producción energética, pero sin empleo, y la realidad es que se han ido 4.000 jóvenes en el último año y que la población sigue envejeciendo. Así que se va a intensificar un problema que ya estamos viendo, que es que no hay dinero para inversiones, ni para acabar el hospital de Cáceres, ni para el de Don Benito-Villanueva, ni para regadíos... no hay un céntimo. Lo poco que se hace es con financiación europea. Lo único que hay es una infinita paciencia de los extremeños con este gobierno. Lo reconozco, el PSOE tiene la habilidad de conectar en una frecuencia en la que la gran apuesta es ese Walt Disney en Castilblanco del que no hay nada, lo mismo que la azucarera de Mérida.

-¿Le ha consultado o han hablado Fernández Vara y usted sobre la limitación de mandatos para la presidencia de la Junta (se aprobó fijarla en ocho años en 2014 bajo el gobierno del PP, pero el PSOE ha anunciado que la eliminará)?

-No. Es verdad que quien te mantiene o no son los ciudadanos con sus votos, pero había un cierto consenso social en aquel momento de que ocho años era un tiempo suficiente para gestionar la comunidad. El PSOE se abstuvo, tampoco se opuso entonces. Las leyes se pueden cambiar, pero yo no lo haría.

Violencia de género

-¿Cree que ha mejorado la situación del tren o que el ciudadano ya se ha cansado de quejarse?

-Cuando está el PP todos son pitos y sirenas, cuando gobierna el PSOE hay más silencio, eso es así. Ha mejorado pero sigue habiendo problemas, retrasos y falta de ejecución del presupuesto. Las razones para protestar en Madrid siguen existiendo, pero el Pacto por el Ferrocarril no quiere hacerlo.

-¿El problema de la despoblación merece un acuerdo por encima de las diferencias partidistas?

-El PP ha propuesto cosas porque el problema de Extremadura no es el cambio climático, es este, que la ecuación no es sostenible: jóvenes que se van y población envejecida. Mientras tanto, aquí hacemos comisiones para proteger el vencejo. Con el actual modelo de más clases pasivas, es decir, sin IRPF, menos consumo, etcétera, estamos en una situación de SOS que no se soluciona porque nos den unos cuantos millones más, es un problema de modelo y tenemos que ser muy radicales en las soluciones. La despoblación tiene que ser un gran asunto nacional y también europeo, si quieren ayudarnos porque hemos caído en la trampa del norte de Europa de para ellos la industria y aquí los espacios protegidos.

«Le he dado muchas vueltas, y ni antes era tan bueno ni ahora soy tan malo»

-Me gustaría una opinión clara sobre la violencia de género porque no se sabe ya bien dónde está el PP en este punto, habla de violencia familiar...

-Debemos tener claro que la violencia sobre todo la sufre la mujer. Que hay excepciones, pues sí, pero la realidad estadística es que las víctimas sobre todo son mujeres. La excepción no debe ser una excusa, y si hay abusos, alguna falsa denuncia, pues para eso está el derecho. No puedes elevar a categoría lo que es una minoría ni construir a partir de eso un discurso. Y si la estadística ya es preocupante, hay que pensar que muchos casos ni se denuncian. Lo peor es que también se observa mucha violencia machista entre los más jóvenes. Hay que hacer mucha pedagogía.

-¿Debería hacer el PP esa pedagogía con sus socios de Vox?

-Deberán hacerla los socios, mi postura es que no se debe elevar a categoría la excepción porque el perfil de la víctima es claro.