Las presas de Jerte y Rosarito abren sus compuertas

Compuertas abiertas en el embalse de Jerte-Plasencia, ayer. :: andy solé/
Compuertas abiertas en el embalse de Jerte-Plasencia, ayer. :: andy solé

En Garganta la Olla se llevan recogidos más de 262 litros desde que empezó a llover y en Monesterio, 203

ANTONIO J. ARMERO y CELESTINO J. VINAGRECáceres

El quinto día consecutivo de lluvia en Extremadura, algo insólito desde hace mucho tiempo, ha seguido acumulando cantidades importantes de agua en la región y propició este viernes una imagen inédita. En dos pantanos de cierta relevancia, competencia de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), se abrieron sus compuertas para soltar agua. Fueron de Jerte-Plasencia, con capacidad para 58 hectómetros cúbicos (hm3) y que abastece al municipio placentino, y el de Rosarito, que puede almacenar hasta 82 hm3, sobre el río Tiétar. Dependen de él regantes extremeños aunque se sitúe entre las provincias de Ávila y Toledo.

Sobre las ocho de la tarde del jueves, cuando estaba al 74% de su capacidad, ya empezó a liberar líquido la presa del Jerte, a razón de cien metros cúbicos por segundo. Este viernes se hallaba al 66,2% tras continuar desembalsando, aunque seguía recibiendo aportaciones de agua por las abundantes precipitaciones.

El de Rosarito también tuvo que dejar escapar agua –a un ritmo de cincuenta metros cúbicos por segundo– y esta tarde estaba al 78,2%, según los datos del Sistema Actualizado de Información Hidrológica (Saih) de la Confederación del Tajo. El Saih indicaba también que otras presas tenían un excelente aspecto, como la de Torrejón (81,5 de capacidad sobre un total de 156 hm3), o la de Valdeobispo (90% de llenado sobre un total de 48 hm3).

En cuanto a lluvia, los datos de la Aemet evidencian que la sucesión de frentes está cambiando la situación de severa sequía de los últimos meses. De esta forma, en Garganta la Olla, en La Vera, desde que comenzó esta semana han caído 262,8 litros (datos hasta las cuatro de ayer). En Piornal, en el Jerte, el registro se situaba en 207,8 litros (hasta las siete de la tarde).

Pero también está siendo generosa la borrasca en la provincia de Badajoz. Así, en Monesterio (Tentudía), el dato es de 203,6 (hasta las seis de la tarde) desde lunes. En Fregenal, el pluviómetro llevaba 101,2 litros (hasta las ocho). Y en Llerena (Campiña Sur, una de las zonas más secas de la región), la cifra era de 72.

El viento se ceba en Castilblanco

El temporal de viento salpicó casi cualquier punto de la región con diversas incidencias. Hubo problemas el suministro eléctrico, caídas de árboles y daños en techos. Dos de las más importantes tuvieron lugar en los municipios pacenses de Castilblanco y La Coronada.

En Castilblanco (1.000 vecinos) el jueves se desprendió una techumbre de uralita en una nave. Y derribaba una torreta eléctrica. Muchos ciudadanos se quedaron sin electricidad. El colegio público Carlos V cerró sus aulas después de que el viento desplazara la cubierta de una nave anexa al centro, lo que dejó impracticable el acceso al colegio y ocasionó cortes en el suministro de energía eléctrica y calefacción.

En La Coronada (2.190 vecinos) el viento provocó el jueves pasado una avería en la red de alta tensión que suministra energía a la estación de tratamiento de agua, que abastece también a La Haba y Magacela. Se produjo la rotura por seccionamiento del cable de la red. El problema se solventó cerca del mediodía de este viernes.