Portugal pide que en la cumbre hispano-lusa se hable sobre el puente de Cedillo

Portugal pide que en la cumbre hispano-lusa se hable sobre el puente de Cedillo

Alcaldes de los dos lados de La Raya se reúnen para alertar sobre el problema de despoblación que sufre la zona

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

El Gobierno de Portugal ha pedido al español que la conexión viaria entre los dos países a través de la localidad cacereña de Cedillo forme parte de la agenda de asuntos a tratar en la cumbre hispano-lusa que se celebrará mañana en Valladolid, y a la que asistirán el presidente Pedro Sánchez y el primer ministro António Costa.

Esa solicitud vuelve a poner sobre la mesa un proyecto concreto: el puente internacional de Cedillo, que uno y otro lado de La Raya llevan décadas reclamando como la solución más sencilla para un problema antiguo. El camino más corto entre el pueblo extremeño y el luso de Montalvão (una freguesía dependiente del ayuntamiento de Nisa, en el distrito de Portalegre, en el Alentejo) discurre por la central hidroeléctrica de Cedillo, propiedad de Iberdrola. La carretera que atraviesa la presa es también la que lleva de un país a otro, pero en rigor, ese pequeño tramo de asfalto que salva el río Sever no es una vía de comunicación, sino parte de una instalación privada. Y su dueña, la compañía eléctrica, alega esta razón, y también motivos de seguridad, para abrir el paso solo desde las diez de la mañana del sábado hasta las diez de la noche del domingo. El resto de la semana, el puente está cerrado. Esto significa que para ir de un pueblo a otro, en vez de catorce kilómetros hay que hacer cien, y en lugar de poco más de veinte minutos, se tardan más de noventa.

Remediar esta situación pasa por lograr que Iberdrola cambie de opinión o por levantar un viaducto. Y estas son las dos opciones que se analizarán en una de las comisiones de la cumbre ibérica de mañana en la capital castellano-leonesa. El ministerio de Planeamiento e Infraestructuras portugués pidió tratar el asunto en este encuentro bilateral, recogiendo así la inquietud que llevan años trasladándole responsables políticos de Montalvão y Nisa.

El encuentro se celebra mañana en Valladolid, con la presencia de Pedro Sánchez y António Costa

«Para nosotros, ese puente es una conexión muy importante para toda la zona», resume José Leandro, vicepresidente (teniente de alcalde) de la cámara municipal (ayuntamiento) de Nisa. «Llevamos desde el año 2013 enviando documentación al Gobierno portugués y haciéndole llegar nuestra preocupación por este asunto», apunta el dirigente luso, que comenta que ya han tratado la reivindicación más de una vez directamente con el primer ministro. La última ocasión en que trasladaron a António Costa la importancia estratégica de este proyecto fue hace dos semanas, durante unas jornadas del Partido Socialista portugués en Coimbra.

«El puente nos ayudaría a las dos partes a paliar la situación de aislamiento que vivimos, nos abriría una puerta», resume José Leandro, que el pasado día 18 coincidió en Montalvão con Antonio González, alcalde de Cedillo. «Nos reunimos para hablar sobre el problema de despoblación que padecemos a ambos lados de La Raya», apunta el regidor cacereño, que tiene claro que esa infraestructura tan demandada «supondría un empujón para que dejáramos de ser periferia». «Sin vías de comunicación es muy difícil avanzar», plantea González, que al igual que Leandro, confía en que la cumbre les depare buenas noticias.

También coinciden los dos representantes políticos municipales socialistas en lamentar que no fueran utilizados los 3,1 millones de euros que la Unión Europea aprobó para la construcción de esa infraestructura, para sufragar el 75 por ciento de su coste. Fue en abril del año 2011, y quien impulsó el proyecto por parte española fue la Diputación de Cáceres, que ese año pasó del PSOE al PP. Ocho meses después de que la UE comprometiera su dinero, la Diputación presentó un estudio técnico nuevo, que elevaba a 7,2 millones el coste del proyecto. Este hecho, y la obligación de cumplir con el techo de gasto que imponía la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, fueron los motivos alegados para rechazar los fondos comunitarios, que fueron devueltos.

Pendientes de Valladolid

En el año 2015, con el PSOE de vuelta a la administración provincial cacereña -el partido siempre ha mantenido que el puente no se construyó en el año 2011 por falta de voluntad politica-, la iniciativa se volvió a presentar a la UE, que la rechazó. Ahora bien, tanto la Diputación cacereña como la cámara municipal de Nisa se han declarado dispuestas a pagar solidariamente esta infraestructura, cuya presencia en la cumbre hispano-portuguesa ha implicado al extremeño Ignacio Sánchez Amor, actual secretario de Estado de Política Territorial.

También a la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, que «ya ha expresado su voluntad de sacar adelante esta iniciativa, que también cuenta con el apoyo de la Junta de Extremadura», indica Álvaro Sánchez Cotrina, diputado provincial y que también asistió a la reunión de alcaldes españoles y portugueses del pasado día 18, en su condición de regidor municipal de Salorino. «Para nosotros -expone Sánchez Cotrina-, el hecho de que se vaya a hablar del puente durante la cumbre es un paso de gigante».