«La política me da estabilidad para entrenar»

Javier Cienfuegos ha hecho coincidir su estreno como diputado con su mejor momento deportivo

Javier Cienfuegos posando ayer con el martillo junto al Arco de Trajano de Mérida. :: Brígido/
Javier Cienfuegos posando ayer con el martillo junto al Arco de Trajano de Mérida. :: Brígido
J. LÓPEZ-LAGO

Cada vez que se publique el dato mensual de paro veremos al atleta Javier Cienfuegos valorando la situación del empleo en Extremadura según el punto de vista del Partido Popular, a no ser que esté concentrado en algún país lejano con la selección española, como ocurrirá el próximo 1 de octubre cuando dispute la eliminatoria del campeonato del Mundo en Doha.

Javier Cienfuegos Pinilla (Montijo, 1990), plusmarquista nacional de lanzamiento de martillo, ha hecho coincidir su etapa más dulce como deportista con su condición de diputado en la Asamblea de Extremadura. Desde que se convirtió en político profesional ha superado tres veces su propio récord de España y ayer explicaba a este diario por qué ha ocurrido esto. «Se debe a la tranquilidad, a tener una estabilidad laboral que antes no tenía. Los deportistas profesionales vivimos en una incertidumbre constante. En mi caso pasé por el quirófano en 2017 y las ayudas se me acabaron. Se puede decir que me dieron una patada en el culo. Esa es una de las razones por las que empecé a plantearme trabajar como preparador físico. No hay que poner todos los huevos en la misma cesta», dice el atleta montijano de 130 kilos y 193 centímetros de estatura que hace seis meses fue padre de una niña.

Aprendiéndose los nombres

Cienfuegos tomó posesión de su escaño el pasado 18 de junio, siendo el más joven del hemiciclo. Desde entonces se está familiarizando con el funcionamiento de la Cámara. «A mí lado se sienta Diego (Sánchez Duque), pero al otro lado es alguien del PSOE que no recuerdo. Todavía me estoy aprendiendo los nombres de los diputados, aunque ya sé como presentar los escritos. Como deportista me gusta tenerlo todo controlado», comenta con naturalidad este atleta que ya ha dado dos ruedas de prensa y ha registrado doce iniciativas que aún están en trámite entre preguntas, propuestas y solicitudes de información a la Junta de Extremadura.

El lanzador montijano ya fue tentado por otros partidos, pero le dijo sí al PP de Monago este año tras ser aconsejado porla saltadora Ruth Beitia

Pero nadie genera titulares con una actividad tan rutinaria. Ahora tiene el foco sobre su cabeza porque ha batido su propio récord de España tres veces este verano (cuatro a lo largo de 2019), por eso esta semana no eran pocos los medios nacionales que le pedían un posado en su escaño junto al martillo que el pasado viernes lanzó a 79,38 metros.

En la hemeroteca de este diario hay fotos de Cienfuegos entrenando en instalaciones precarias de Montijo nada acordes a sus marcas, de ahí que en aquellos reportajes de 2010 se repitiera la palabra 'milagro' una y otra vez. Entonces él se fabricaba sus propios martillos caseros.

Su participación en los juegos de Londres 2012 o Río 2016, así como sus nueve oros en el campeonato de España demuestran que se ha sobrepuesto a las dificultades. Por ello resulta curioso que cuando llegó a estar becado en la residencia Blume de Madrid el extremeño quisiera regresar a su Montijo natal y completara en la Universidad de Extremadura la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte que empezó en la Politécnica madrileña.

Mientras ejerce de diputado, en su pueblo entrena ahora dos horas y media diarias. Y si bien confiesa que otros partidos políticos lo habían sondeado hace años para incorporarlo a sus filas, ayer decía que rechazó esas ofertas porque su manera de pensar se acerca a la del Partido Popular.

Algún acercamiento habría habido ya cuando el año pasado pidió consejo a la atleta Ruth Beitia, saltadora de altura que en 2008 ingresó en el PP de Cantabria y el año pasado Pablo Casado incorporó a su ejecutiva nacional. «Ella iba de jefa de equipo en el Campeonato de Europa de Berlín (agosto de 2018) y le pedí consejo porque Ruth tiene experiencia en esto de la política y llevaba ya dos legislaturas. Mi preocupación era si se podía compaginar con el deporte de competición y me dijo que sí, perfectamente, sobre todo ahora que con los ordenadores se puede trabajar desde cualquier lugar».

Sus primeras polémicas

Cienfuegos decía ayer que recibió la llamada del PP el domingo de Resurrección de este 2019. José Antonio Monago, presidente del PP extremeño, anunció su candidatura dos días después. Al presentarlo como número 3 por Badajoz su escaño estaba asegurado. Ahora el atleta pertenece a tres comisiones de la Asamblea, las de Cultura, Turismo y Deportes; Igualdad y Portavocía; y Educación y Empleo. Como deportista de elite está acostumbrado a las cámaras y los micrófonos, por eso el pasado día 3 no se le notó nada que era su primera rueda de prensa sin zapatillas de deporte. Criticó como parlamentario que el PSOE siguiera aplicando las mismas recetas contra el paro y, entre otras valoraciones sobre la cuestión, declaró que «los extremeños siguen yéndose fuera a buscar oportunidades».

Pertenece a tres comisiones, ya ha dado dos ruedas de prensa y valorará los datos del paro

Aunque le gusta la política, es consciente de que en este oficio hay puñaladas a diario y sabe que alguna le va a rozar. Ya estuvo envuelto en una polémica que él mismo zanjó en menos de 24 horas. Fue en septiembre de 2015. El PSOE acababa de recuperar el gobierno de Montijo cuando el Ayuntamiento convocó un empleo de monitor donde lo que más se valoraba era haber sido olímpico en los últimos cinco años. Todo indicaba que la plaza era a medida, una especie de compensación al vecino más ilustre con el fin de darle esa estabilidad económica que los deportistas de elite desean. Los comentarios que empezaron a circular por el pueblo no eran nada agradables y Cienfuegos puso fin al asunto renunciando a la plaza que ya llevaba su nombre porque quería centrarse en los siguientes Juegos Olímpicos.

«Claro que sé que estando en política me van a criticar. Si siendo deportista y yendo las cosas bien ya nos pegan palos..., pero soy grande y tengo la espalda bien ancha. No ha problema», decía ayer confiado.

El montijano con su martillo en la Asamblea de Extremadura.
El montijano con su martillo en la Asamblea de Extremadura. / Brígido