Los policías locales de Extremadura también podrán usar táser, armas largas o espráis

Los policías locales de Extremadura también podrán usar táser, armas largas o espráisGráfico
MARCOS RIPALDA

El nuevo decreto que obliga a las plantillas a tener chalecos antibalas es valorado de manera positiva siempre que la Junta aumente las ayudas para cumplirlo

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

No es solo el chaleco antibalas, que con el nuevo decreto de uniformidad, acreditación y equipamiento de Policías Locales de Extremadura pasará a ser obligatorio para estos profesionales. Con la nueva normativa (pendiente de su publicación oficial para entrar en vigor), además, los policías locales de Extremadura podrán usar armas largas, espráis de autodefensa, dispositivos eléctricos para inmovilizar personas (conocidos como táser) o material antidisturbios que incluye casco, escudo y defensas especiales.

La novedad que trae esta normativa es doble. Por un lado, convierte en obligatoria la adquisición de chalecos antibalas para los municipios durante los próximos cinco años, ya que este material pasa a considerarse equipo de dotación individual básico. Por otro, habilita a estas plantillas a emplear otros recursos detallados como equipo de dotación complementario. Esto significa que no es obligatorio, pero sí se permite si el Consistorio que tutela a la plantilla lo considera oportuno y dispone de financiación para ello.

Bajo este epígrafe figuran, entre otros elementos, armas largas de diferentes calibres, tales como escopetas de repetición o semiautomáticas, fusil con calibre hasta 8 milímetros con culata fijo o plegable, subfusil de calibre 9 milímetro Parabellum, también con culata fija o plegable de color, escopeta lanza medios del calibre 12 o calibre 40, rifle anestésico o incluso dispositivo propulsor a gas de aire comprimido de bolas de pimienta.

Además, se permiten espráis de autodefensa homologados que se utilizarán para limitar la capacidad de reacción de la persona permitiendo al personal de policía local la reducción de un sujeto en actitud hostil y potencialmente agresora. En este caso pueden ser de chorro balístico, de espuma o nebulizadores, que se usan para el control de masas.

Otra arma que el decreto pone a disposición de los policías locales son las defensas eléctricas, las denominadas táser, que deberán tener un alcance mínimo de dos metros y para las que hay que estar habilitado por la Academia de Seguridad Pública de Extremadura (Aspex).

Igualmente, en los próximos cinco años el municipio que lo requiera podrá usar escudos, cascos y material antidisturbios, un equipamiento para el que se tiene en cuenta el tamaño de la plantilla de Policía Local.

Ya hay agentes con chaleco

En cuanto al chaleco de protección que sí debe ser obligatorio éste ha de ser antibalas, y proteger también contra cortes y punzones. Irán forrados de color azul noche y los de las mujeres se adaptarán a su anatomía. Según el decreto, serán como mínimo de protección balística (360º) en pecho, espalda y costados y opcional en hombros, cuello, nuca y pelvis, sin que cause molestias al portarlo.

En Extremadura ya hay municipios que disponen de este recurso. Es el caso del Ayuntamiento de Plasencia (40.140 habitantes), que al año pasado adquirió por 21.000 euros cuarenta chalecos (550 euros cada uno), entre los que hay varios para mujeres. Según su concejala de Interior, Sonia Grande, «a título individual algunos ya lo tenían. Pero venía siendo una reivindicación de la plantilla, no para intervenciones rutinarias, pero sí en operativos de apoyo a la Guardia Civil y la Policía Nacional. De momento, aquí los policías locales los están llevando a algunos eventos de masas y así se van acostumbrando a ellos».

Material Policía Local

Equipo de dotación individual básico:
Arma de fuego, con su munición, dos cargadores y funda antihurto; defensa rígida o bastón extensible y funda; grillete rígido plegable con funda; guantes anticorte y funda; silbato; linterna; doble cinturón de trabajo; traje impermeable; botas de agua; chaleco o arnés reflectante; chaleco de protección (antibalas, corte y punzón); y equipo portátil de comunicación.
Equipo de dotación colectivo complementario:
Medios informáticos con acceso a Internet; etilómetros; test de detección de drogas; sonómetros; sistemas de medida de la velocidad; espray de autodefensa; dispositivo eléctrico de control; sistemas de restricción de movimientos; armas largas; escudos, cascos y material antidisturbios.

Sobre el resto de recursos que contempla el nuevo decreto autonómico, la concejala placentina señala que es probable que en el futuro celebren un curso sobre armas táser (defensas eléctricas), si bien no han contemplado nada acerca de armas largas. «Mi opinión es que se ha ido a un decreto de máximos y no sé si en Extremadura los policías locales llegarán a usar armas largas debido a sus competencias, que pasan por velar por el cumplimiento de ordenanzas y vigilar otro tipo de normativa como la de tráfico u ocupación de vía pública», señala la edil, cuya plantilla es de en torno a 63 agentes.

Dotación según el tamaño

Precisamente el tamaño de los municipios y sus plantillas es lo que cree que determinará la adquisición o no de este tipo de material, opina el secretario general de la Fempex (Federación de Municipios y Provincias de Extremadura). Miguel Ruiz es, además, alcalde de Higuera la Real, un municipio pacense de 2.300 habitantes con tres policías locales más dos ordenanzas, donde afortunadamente –dice– las pistolas que portan prácticamente se oxidan de no ser usadas, razón por la que no ve necesario adquirir armas largas.

«En cuanto a los espráis y dispositivos eléctricos supongo que esto se contempla para ciudades o municipios grandes con más población y donde se celebran manifestaciones», señala Ruiz. Lo que sí sabe es que será obligatorio adquirir en un plazo de cinco años chalecos antibalas para los tres agentes de su pueblo y para esta cuestión espera que la Junta de Extremadura incremente la línea de ayudas con la que cada año estas plantillas actualizan parte de sus recursos. En estos momentos, recuerda el secretario general de la Fempex, esa subvención es de 150.000 euros, pero a partir del año que viene espera que la cantidad suba para poder cumplir con las exigencias del nuevo decreto.

De la misma opinión es Pedro Rivera, jefe de la Policía Local de Fuente del Maestre (6.800 habitantes) y miembro de la directiva de Ajeploex (Asociación de Jefes y Mandos de Policía Local de Extremadura).

Para Rivera, el contenido del decreto le parece positivo. «Mejora mucho los medios técnicos y hay que tener en cuenta que estamos en nivel 4 de alerta antiterrorista y que la Policía Local hace labores de seguridad ciudadana. Sin embargo, el texto ha detallado los nuevos recursos, pero deja en el aire las ayudas que concederá la Junta de Extremadura para cumplirlo», señala este mando de la Policía Local, un cuerpo que en la región tiene unos 1.500 agentes.