La Policía Judicial analiza varias armas por el homicidio del guardia civil en Don Benito

Uno de los detenidos tras el homicidio ocurrido el pasado 1 de noviembre en Don Benito. En la foto pequeña, Juan Francisco Lozano. :: hoy/
Uno de los detenidos tras el homicidio ocurrido el pasado 1 de noviembre en Don Benito. En la foto pequeña, Juan Francisco Lozano. :: hoy

Los cuatro investigados, tres de ellos hermanos, permanecen en prisión provisional a la espera del fin de las diligencias

ESTRELLA DOMEQUE DON BENITO.

Un mes después de la muerte de Juan Francisco Lozano, guardia civil fuera de servicio apuñalado en Don Benito en la madrugada del 1 de noviembre, siguen las investigaciones de la Policía Judicial para determinar qué sucedió realmente aquella noche tras la pelea en el interior de un céntrico pub de la localidad, en la que él intentó mediar, y el posterior apuñalamiento ocurrido en la plaza de España.

Los cuatro investigados por este hecho siguen en prisión provisional, entre ellos los tres hermanos Felipe G. L., Arturo G. L. y Orlando G. L., uno de ellos como autor confeso del homicidio, aunque aún no ha trascendido cuál de los tres asestó las dos puñaladas mortales a Juan Francisco Lozano pues el caso se encuentra todavía bajo secreto de sumario a la espera de que concluyan las investigaciones.

No obstante, sí han podido ya tener acceso al sumario los abogados tanto de la defensa como de la acusación. De esta forma, el secreto ha pasado a ser genérico, pero no se pueden hacer públicas las actuaciones llevadas a cabo en este último mes. Será público cuando se dicte el auto de apertura de juicio oral, algo que podría ocurrir en los próximos días.

La pena mínima para el autor del apuñalamiento será de 15 años por homicidio agravado

Así, en este tiempo, el Juzgado de Instrucción número 3 de Don Benito ha ido recibiendo los resultados de todas las actuaciones de la Policía Judicial, mientras que los cuatro detenidos siguen en prisión provisional a la espera de que avance la investigación.

Uno de los puntos clave del trabajo policial está siendo la localización del arma homicida, todavía sin éxito. Sin embargo, según fuentes consultadas, se han aportado varias armas blancas por parte de la Policía Judicial que fueron entregadas de forma voluntaria, pero la juez no ha concluido aún que sea ninguna de ellas la que se usó realmente en la madrugada del 1 de noviembre por uno de los hermanos y que acabó con la vida de este guardia civil de 50 años.

Cabe recordar que el delito al que se enfrenta el autor confeso se ha calificado como un homicidio, para el que la pena mínima implica 15 años de privación de libertad, al entenderse en principio como un homicidio agravado por tratarse de un agente de la autoridad.

En conversaciones con este diario, el letrado de los tres hermanos investigados por el crimen, José Duarte, ha señalado que en este tiempo no ha cambiado la situación de sus defendidos mientras siga la investigación abierta, pero estima que en algo más de una semana la juez tomará ya una decisión.

«No hay nada novedoso, lo que se ha hecho en este tiempo es trabajo policial, una vez que fueron interrogados, y se ha ido poco a poco aportando pruebas a las investigaciones», subraya Duarte. Según el letrado, una vez que concluya la investigación es muy probable que se mantenga la medida de prisión provisional para el acusado de homicidio y para los otros tres podría alzarse la prisión provisional o, al menos, optar por una medida menos grave, como la libertad bajo fianza y comparecencia en el juzgado cada 15 días. Considera que el procedimiento va a tener una pronta resolución judicial. «Es un homicidio, no hay ningún otro delito que pudiera enturbiar la clase de procedimiento, se va a incoar muy pronto y el juicio no tiene por qué tardar. Además, habiendo un autor confeso tampoco tiene mayor complejidad», indica.

En cualquier caso, cree que la investigación de la Policía judicial también podría terminar muy pronto y que el juicio podría ser casi inmediatamente después del período navideño.