La población en riesgo de pobreza sube tres décimas en 2018 en Extremadura y afecta al 44,6%

Menores extremeños en un comedor durante el verano/HOY
Menores extremeños en un comedor durante el verano / HOY

Extremadura es la región con mayor tasa de riesgo de pobreza y el 47% de los hogares carece de capacidad para afrontar gastos imprevistos

El porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social (tasa Arope) ha alcanzado en 2018 el 44,6 por ciento en Extremadura, lo que supone tres décimas más que el pasado año, cuando la tasa Arope se situaba en el 44,3 por ciento.

Así, este porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social del 44,6 por ciento registrado en Extremadura en 2018 es el más alto de todo el país, y se sitúa muy por encima de la media nacional, donde la tasa Arope está en el 26,1 por ciento.

Más información

Tras Extremadura, con el 44,6 por ciento, las comunidades autónomas con la Tasa Arope más alta son Andalucía, con el 38,2 por ciento; Canarias, con el 36,4 por ciento, y Castilla-La Mancha, con el 33,5 por ciento, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística.

En el otro extremo se encuentran las regiones con la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social más baja, que son País Vasco, con el 12,1 por ciento, y Navarra, con el 12,6 por ciento.

Por su parte, y en cuanto a los datos estrictos relativos a la tasa de riesgo de pobreza ofrecidos por el INE, señalan que el 37,6 por ciento de la población de Extremadura estaría en esta situación, también el porcentaje más alto del país y por encima de la media nacional, que está en el 21,5 por ciento.

Datos nacionales

En el conjunto nacional, la tasa Arope bajó 0,5 puntos en 2018, hasta el 26,1%, por lo que se sitúa en la tasa más baja desde 2010 según los resultados definitivos de la Encuesta de Condiciones de Vida correspondiente a 2018 publicada este jueves 27 de junio por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa de riesgo de pobreza o exclusión social AROPE (por sus siglas en inglés) se creó en 2010 para medir la pobreza relativa en Europa ampliando el concepto de la tasa de riesgo de pobreza, que solo contempla los ingresos. Así, tiene en cuenta tres variables: la población en riesgo de pobreza, con carencia material o con baja intensidad en el empleo.

De este modo, la encuesta de este año se situó en el 26,1% de la población residente en España, frente al 26,6% registrado el año anterior, un descenso que obedece a la baja intensidad en el empleo, que se redujo del 12,8% al 10,7% así como al riesgo de pobreza, que pasó del 21,6% al 21,5%, mientras que la carencia material severa subió del 5,1% al 5,4%.