El PSOE aprueba en solitario suprimir la limitación de mandatos en la Junta

PP, Ciudadanos y Unidas por Extremadura rechazan una reforma legal que permitirá a Fernández Vara optar a la reelección en 2023

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La limitación de mandatos del presidente de la Junta de Extremadura no ha durado ni seis años. Es el tiempo transcurrido entre la aprobación de esta medida por la Asamblea de Extremadura a principios de 2014 y su supresión, acordada ayer con los votos a favor del PSOE y la oposición de PP, Ciudadanos y Unidas por Extremadura.

La mayoría absoluta de los socialistas bastó para, en primer lugar, aprobar la tramitación por el procedimiento de lectura única, lo que permite que se someta a votación sin posibilidad de incluir enmiendas. Y, en segundo lugar, para dar luz verde a la primera propuesta de ley de la legislatura. Pero el hecho de que la norma se aprobara tal cual se presentaba no impidió un tenso debate en la Asamblea.

La limitación de mandatos se recogió en la ley de regulación del estatuto de los cargos públicos de Extremadura. En concreto, se incluyó un apartado que establecía que «no podrá ser elegido presidente de la Junta de Extremadura quien ya hubiese ostentado este cargo durante dos mandatos sucesivos, salvo que hayan pasado cuatro años desde la terminación de su mandato y sin que en ningún caso pueda ser elegido quien hubiera ostentado este cargo durante al menos ocho años».

La propuesta del Grupo Socialista consistía en eliminar ese párrafo. Su portavoz, Lara Garlito, expuso que se debe a tres motivos. Por un lado, porque la aprobación de la norma en 2014 «fue una auténtica chapuza», que a su juicio se hizo para tapar los recortes del PP. Por otro, porque supuso una «vulneración de derechos constitucionales», tal como apuntó en su momento el Consejo Económico y Social y el Consejo Consultivo, que estimaron que se ponía un freno al derecho al acceso a los cargos públicos consagrado por la Constitución. Y, por último, porque el PSOE quiere «poner en el centro de la acción de gobierno a las necesidades de los extremeños». Al modificar esta norma, se pone freno a las especulaciones sobre un posible sucesor de Guillermo Fernández Vara, quien con la norma de 2014 no podría volver a optar a la Presidencia de la Junta tras las elecciones de 2023. Por cierto, el mandatario extremeño prefirió no participar en la votación final.

Rechazo de la oposición

Ningún grupo de la oposición apoyó la propuesta socialista, que fue muy criticada. La portavoz popular, Cristina Teniente, recordó que Fernández Vara dijo en una entrevista en HOY a comienzos de este año que no se planteaba suprimir la limitación de mandatos. Y que este verano, tras obtener la mayoría absoluta en mayo, afirmó en este mismo medio que estaba abierto a reformar la norma. A su juicio, «no merece ser presidente» quien plantea una medida de este tipo.

Cayetano Polo, de Ciudadanos, se mostró a favor de la limitación de mandatos, como existe en países como Estados Unidos y Francia, aunque reconoció que sería adecuado que exista una armonización entre las comunidades autónomas. En su opinión, en lugar de dar pasos para la regeneración política, el PSOE pretende con esta reforma solucionar sus problemas internos.

Por parte de Unidas por Extremadura, Álvaro Jaén recalcó que el PSOE ha propuesto establecer la limitación de mandatos a nivel nacional y que tanto Castilla-La Mancha (aunque ya lo ha suprimido) como Murcia aprobaron la misma medida que se adoptó en 2014 en la comunidad extremeña. Asu juicio, los socialistas «tienen ruido interno» sobre la sucesión de Fernández Vara «y quieren intentar aplacarlo».

Otros asuntos del pleno