«Perder el cole equivaldría a cerrar el pueblo»

Una clase en el colegio rural agrupado del pueblo. :: Casimiro M./
Una clase en el colegio rural agrupado del pueblo. :: Casimiro M.

Entre los años veinte y los años cincuenta del siglo pasado Valverde de Burguillos superaba de largo los 1.100 habitantes. Como a tantos municipios extremeños, en los sesenta le afectó la emigración, en este caso con Madrid y Alcalá de Henares como destino mayoritario, un fenómeno que dejó a esta localidad ganadera -explotaciones de cerdo y cabrito principalmente- por debajo del umbral de los 900 censados. En los años setenta ya eran menos de 600 y en los noventa menos de 400. A día de hoy el censo es de 289 habitantes, dice con tanta precisión como preocupación su alcalde, Carlos Delgado, que usa la expresión «alerta roja», para dar a entender que no se pueden permitir perder más habitantes. «Tememos que nos cierren el colegio, que es un centro rural agrupado con seis alumnos», añade para expresar la gravedad de su situación. A continuación, José Luis, padre de María, cita los seis nombres de memoria y sus edades, cuatro años, cinco, dos de seis, de diez y de once.

En octubre nacerá un bebé, pero entre fallecimientos y emigrantes calculan que cada año se van entre diez y doce personas. «Perder el cole equivaldría a cerrar el pueblo», sentencia el alcalde.