La patronal Creex cree que fichar en el trabajo lastra la competitividad

Un funcionario municipal fichando antes de acceder a su trabajo./HOY
Un funcionario municipal fichando antes de acceder a su trabajo. / HOY

Los trabajadores de todas las empresas deberán fichar para dejar constancia del momento en el que comienzan y finalizan su jornada laboral

EFE

La Confederación Empresarial Extremeña (Creex) considera que la entrada en vigor del Real Decreto Ley 8/2019, que incluye «un registro diario obligatorio de la jornada«, aumentará la carga administrativa no productiva de las empresas, lo que perjudicará a su competitividad.

Además, esta norma generará «incertidumbre» y «muchas dudas» entre las empresas para su correcto cumplimento, sobre todo en lo referente a su interpretación y aplicación, ha explicado este lunes la Creex en una nota.

En este sentido, la patronal extremeña ha lamentado que «se sigan poniendo en marcha normativas que, más allá de su finalidad, incrementan la carga burocrática que padecen las pequeñas y medianas empresas, en lugar de favorecer el aumento de la productividad y competitividad y la creación de empleo«.

Además, la norma indica que el registro debe incluir el inicio y finalización de la jornada pero «no establece si también deben recogerse aspectos como los descansos, permisos u horarios de mañana y tarde».

Asimismo, la Creex ha recordado a las empresas extremeñas las sanciones a las que pueden enfrentarse en el caso de incumplir la normativa, con multas que van desde los 626 hasta los 6.250 euros, por lo que anima a negociar con los comités y a incluir el nuevo procedimiento en los convenios.

Según se establece en el real decreto, todas las empresas deberán crear los registros de entrada y salida de cada trabajador, que servirán para controlar que no se excedan las jornadas laborales máximas exigidas en la normativa y que, en su caso, se retribuyan las horas extras.

El artículo 10 modifica el 34 del Estatuto de los Trabajadores, para incorporar un nuevo apartado que obliga a las empresas a realizar «un registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora».

Esto sin perjuicio de la flexibilidad horaria establecida en el Estatuto de los Trabajadores, pero «sin concretar la forma de realizar dicho registro».

«La empresa tendrá que conservar los registros durante cuatro años, -se ha explicado- incumplir esta obligación será una infracción grave que supone una multa de entre 626 a 6.250 euros«.