Los pantanos extremeños están al 55% de su capacidad, diez puntos porcentuales más que hace un año

Arcos del antiguo puente de Alconétar, en la cola de la presa de Alcántara, en una imagen de archivo. /Hoy
Arcos del antiguo puente de Alconétar, en la cola de la presa de Alcántara, en una imagen de archivo. / Hoy

La presa de La Serena y la de Alcántara, la primera y segunda más grandes del país, acumulan 444 hectómetros más que en diciembre de 2017

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El otoño húmedo que se acaba de marchar propicia una notable mejoría en la situación de los embalses de la región respecto a cómo estaban hace un año. Entonces, la red de presas repartida por Extremadura albergaba 6.386 hectómetros cúbicos (hm3). En porcentaje, el conjunto de los embalses extremeños se encontraban al 44,9% de su capacidad. La realidad de ahora es mucho más favorable. Hay 7.815 hm3 acumulados, un 54,9 % de su capacidad total.

Ese incremento de 1.429 hectómetros cúbicos (hay que recordar que un hectómetro cúbico equivale a mil millones de litros) y diez puntos porcentuales es consecuencia directa de unos meses de octubre y noviembre en los que la lluvia ha sido singularmente generosa con Extremadura.

Solo en el mes de octubre, por ejemplo, llovió más que en todo el otoño de 2017. En ese mes se recogieron 82,8 litros por metro cuadrado de media regional, un 23% más de lo normal. Entre septiembre y noviembre del año pasado la media de lluvia en Extremadura fue de 62,6 litros, según la estadística de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El pasado noviembre fue aún mejor. Llovió, de media, un 52% de la media histórica extremeña. La precipitación media fue de 103 litros. Lo habitual son 67,4.

De esta forma, el otoño ha cumplido con su condición de ser la época más lluviosa de Extremadura y los embalses lo han notado. Especialmente el de Alcántara, sobre el Tajo. La presa, la segunda más grande de la comunidad y del país, acumula a estas alturas 1.885 hectómetros cúbicos. Se encuentra al 59,65% de su capacidad.En diciembre de 2017 se hallaba al 49,2%, con 1.557 hm3 embalsados. Su tope son 3.160.

Diciembre va a terminar sin lluvia, muy diferentea octubre y noviembre, que fueron muy húmedos

Mientras, el primer embalse de España, el de La Serena, en la cuenca del Guadiana, presenta igualmente una mejoría, aunque no tan acusada como la presa alcantarina. El pantano de La Serena se encuentra al 41,69% de su capacidad al tener embalsados 1.334 hectómetros de los 3.219 posibles. Hace un año se hallaba al 37,8% con 1.218 hm3.

El tercer pantano más grande de la región es el de Cijara, en el noreste pacense, en el río Guadiana. Contabiliza 902 hectómetros sobre 1.505,19. Es decir, está al 59,6% de su capacidad. En diciembre del año pasado estaba mucho peor: 502 hm3, al 35%.

El cuarto embalse con mayor capacidad de la región, el de Valdecañas, sobre el río Tajo, se encuentra prácticamente igual que hace doce meses. Hace un año albergaba 698 hm3 (48,2%); ahora son 707 hectómetros cúbicos, el 48,8%.

Sin lluvia a la vista

La quinta gran presa regional es la de Gabriel y Galán, con 911 hm3 de capacidad. Situada sobre el cacereño río Alagón, ahora embalsa 463 hm3 por lo que está al 50,8% de su capacidad. En diciembre pasado su realidad era mucho peor puesto que estaba al 21%.

La previsión de la Aemet es que diciembre se va a cerrar con más peso del anticiclón y, por tanto, acabará sin lluvia. De esta manera, Nochevieja y Año Nuevo transcurrirán con sol y temperaturas no excesivamente frías. La predicción a más largo plazo en Extremadura vuelve a pronosticar que es muy probable que tampoco las precipitaciones aparezcan para los Reyes Magos.