La UEx no paga por ningún programa informático antiplagio de tesis

Una usuaria de Internet accede a la guía contra el plagio de la Universidad de Extremadura. :: l. cordero/
Una usuaria de Internet accede a la guía contra el plagio de la Universidad de Extremadura. :: l. cordero

La universidad extremeña está estudiando comprar alguna herramienta de este tipo pero de forma colectiva, junto a las otras ocho que integran el G-9

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

La Universidad de Extremadura (UEx) no dispone de ningún programa informático de pago al que puedan recurrir los profesores que dirigen tesis doctorales, trabajos fin de grado o de máster o aquellos que forman parte de los tribunales que examinan y califican esos documentos. Ni el Turnitin que se ha hecho tan famoso tras revelarse los supuestos plagios en las tesis doctorales de la ya exministra Carmen Montón y del presidente del Gobierno, ni ningún otro están a disposición del conjunto de los docentes como una herramienta con la que reducir las posibilidades de que los alumnos firmen como propios textos que otros escribieron antes.

Más

La excepción es el departamento de Historia (facultad de Filosofía y Letras), que sí abona una cuota anual para poder utilizar el PlagScan, uno de los recursos de este tipo más populares en el ámbito universitario español. Disponer de él significa que todo profesor que tenga la clave de acceso y una copia digital del trabajo en cuestión puede pasarlo por el filtro que supone este software que en unos segundos aclara si hay párrafos que ya figuran en su base de datos.

«Interés manifiesto»

Lo que tiene es una web pública con una guía para no copiar y otra con las tesis doctorales leídas en los últimos cinco años

El PlagScan pone a disposición del público en general varias versiones para usuarios individuales o colectivos con diferentes precios, que van desde los 4,99 euros a cambio de poder analizar veinte páginas o cinco mil palabras, hasta los 39,99 por quinientas páginas o 125.000 palabras. También ofrece una licencia de departamento y una denominada 'de campus', «interesante para verificar el trabajo en todos los departamentos de todas las facultades», según se explica en la web de este programa informático.

La UEx asegura tener «un interés manifiesto» en contratar uno de estos programas, que según ella, utilizan en torno a la mitad de las universidades del país, si bien tres de cada cuatro, añade, lo han contratado en el último año. «En el seno de las que componen el G9 (las de Extremadura, Cantabria, Castilla La Mancha, Baleares, La Rioja, Navarra, Oviedo, País Vasco y Zaragoza), donde muy pocas lo tienen -asegura la UEx-, se está tratando de adquirirlo de forma colectiva, a un precio más competitivo, dado el destacado importe anual que supone».

En este sentido, puede valer como referencia el caso de Galicia. Sus tres universidades (La Coruña, Vigo y Santiago de Compostela) pagan unos 25.000 euros anuales para repartirse seis mil licencias del Turnitin, según publicó hace unos días 'La voz de Galicia'. Y según una información reciente de 'El País', tenerlo a disposición de un campus entero vale unos cien mil euros al año.

De este mismo programa disponen en la Complutense de Madrid, en la de Salamanca, la de Deusto, la de Sevilla o en la de Burgos, entre otras. La de Málaga paga por Unicheck, y las de Barcelona y Valencia por Urkund. La lista de centros que incorporan alguna de estas herramientas es más larga.

La excepción es el departamento de Historia, que tiene contratado PlagScan, uno de los softwares más conocidos

En Extremadura, el principal recurso antiplagio es 'Dehesa', una web en la que se publican las tesis leídas en los últimos cinco años, siempre que sus autores hayan autorizado su publicación electrónica y el posterior depósito en régimen de acceso abierto. La web unex.es incluye también una guía con amplia información sobre el plagio: qué es, cómo evitarlo, cómo detectarlo, normativa en vigor, cómo recoger citas correctamente...

«Tenemos una preocupación manifiesta por la transparencia, de ahí la existencia del repositorio 'Dehesa', donde cualquier persona puede descargar y verificar la valía y originalidad de las tesis doctorales», afirma la universidad extremeña. «De cualquier forma -continúa-, entendemos que el esfuerzo más intenso debe conducir al robustecimiento de la ética investigadora y el fortalecimiento de la transparencia de los trabajos, dado que está demostrado que ningún programa evita el plagio por sí mismo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos