Las obras del AVE en Plasencia no paran por la noche para recuperar los retrasos

Obras en las inmediaciones de Plasencia a última hora de la tarde del pasado miércoles. :: DAVID PALMA/
Obras en las inmediaciones de Plasencia a última hora de la tarde del pasado miércoles. :: DAVID PALMA

La medida afecta a tres proyectos necesarios para que el tren rápido pueda circular hasta Cáceres por la plataforma de alta velocidad

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Mañana, tarde y noche. Tres turnos de trabajo al día para concluir las obras de la plataforma de alta velocidad en las inmediaciones de Plasencia. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) señala que las constructoras han tomado esta medida para recuperar el tiempo perdido. El compromiso de Fomento es que el corredor hasta Badajoz esté terminado el próximo año y que en 2020 esté electrificado.

El desarrollo de trabajos en horario nocturno afecta a tres tramos que son necesarios para que el tren de altas prestaciones pueda aprovechar las ventajas de la plataforma del AVE hasta Cáceres. En caso contrario, no podría utilizar la infraestructura de alta velocidad que ya está construida hasta pasada la capital cacereña, con el consiguiente retardo en el viaje no sólo para Cáceres, sino también para Mérida y Badajoz.

Más información

Adif señala que la decisión de trabajar en tres turnos se lleva a cabo en los proyectos Ramales de conexión en Plasencia, Estación de Plasencia Plataforma y Estación de Plasencia-Arroyo de la Charca. HOY ha podido comprobar el desarrollo de los trabajos durante la tarde y la noche.

Según indica la entidad, «la razón es que las fuertes lluvias de la primavera afectaron a los movimientos de tierra y ahora se está recuperando el tiempo perdido». Adif ya reconoció en mayo que las intensas lluvias caídas en la zona desde comienzos de año dificultaron las obras de ejecución de los ramales de conexión a Plasencia. Además, en aquel momento aseguró que no supondría ningún problema para la conclusión de los trabajos en 2019. Ahora es necesario realizar tres turnos para recuperar el tiempo perdido.

Cuatro años de espera

Las incidencias que han sufrido estos tres proyectos, de los cuales dos se adjudicaron hace más de cuatro años, son un ejemplo de los avatares de una obra de ingeniería del calado de la línea de alta velocidad Madrid-Extremadura.

La obra de ramales de conexión en Plasencia es la más reciente. Los otros dos contratos son tramos del proyecto original del AVE extremeño, mientras que en este caso se puso en marcha cuando se decidió poner en servicio la infraestructura existente entre Plasencia y Badajoz.

Aunque el compromiso del Gobierno era poner en servicio estas mejoras en 2015, los ramales de Plasencia no salieron a concurso hasta junio de 2016 con un presupuesto de 33,6 millones y un plazo de ejecución de 15 meses. El contrato se formalizó en octubre de ese año con Iberovías por 16,8 millones de euros. Se presentaron 37 empresas.

Esta obra está diseñada para que el tren de altas prestaciones que proceda del este pueda iniciar su recorrido por la plataforma de alta velocidad en dirección a Cáceres. En la actualidad, el acceso ferroviario a Plasencia se realiza a través una vía que parte de la estación de Monfragüe, situada en la línea convencional Madrid-Valencia de Alcántara.

Desde esta vía se adecuarán dos ramales, uno por el sur para que los trenes que vengan de Madrid puedan conectar directamente con la plataforma del AVE y dirigirse a Cáceres sin pasar por Plasencia (y a la inversa) y otro por el norte para que los servicios que accedan a Plasencia puedan enlazar con la línea de alta velocidad hacia la capital cacereña (y al revés). La obra también incluye 3 kilómetros de plataforma AVE.

A pesar de que, atendiendo al plazo de ejecución y la fecha de adjudicación, esta actuación ya debería estar terminada, aún sigue en obras. Adif Alta Velocidad ha debido aprobar un modificado, lo que implica tiempo de redacción de proyecto, un nuevo expediente de expropiaciones, trámites administrativos, etc.

El recorrido de los otros dos proyectos es aún más complejo. El tramo Estación de Plasencia Plataforma (inicialmente denominado Estación de Plasencia Fuentidueñas) estaba pensado para la nueva estación del AVE placentina, de ahí que su denominación no siga el esquema habitual de punto de inicio a punto de finalización. Salió a concurso en octubre de 2013 por 24,3 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses. El contrato, al que se presentaron 63 ofertas, se formalizó con Rover Alcisa en mayo de 2014 por 12,4 millones de euros.

El tramo Estación de Plasencia-Arroyo de la Charca, en el que se inicia el recorrido hacia Cáceres, también salió a concurso en octubre de 2013 por 29,6 millones de euros y 18 meses de plazo. Con 60 licitadores, el contrato se formalizó en mayo de 2014 con Construcciones Sarrión por 13,7 millones de euros.

Los trabajos de despeje, desbroce y cerramiento comenzaron en ambos casos, pero se paralizaron. A finales de 2015 Adif reconoció que trabajaba en dos modificados debido a que las constructoras alegaban que había actuaciones no recogidas en los contratos.

Las obras pudieron continuar, pero con carácter provisional. Según la información disponible en la web de la entidad, uno de estos modificados se ha aprobado en mayo de este año por 946.000 euros y otro en enero de 2017 por 354.000.

Las inclemencias meteorológicas, las obras no contempladas y el desarrollo de unos contratos que se adjudicaron por la mitad del presupuesto de licitación explican los retrasos en unos trabajos que ahora hay que acelerar para que las obras del tren de altas prestaciones puedan concluir en 2019. Sin olvidar que, una vez construidos estos tramos, será necesario montar vías, señales, sistemas de comunicaciones...

 

Fotos

Vídeos