El número de linces ibéricos en la región se ha duplicado en solo dos años

Ejemplar de lince en el centro Los Hornos de Sierra de Fuentes . :: hoy/
Ejemplar de lince en el centro Los Hornos de Sierra de Fuentes . :: hoy

Finaliza el proyecto Iberlince de la Unión Europea después de que en 2015 se dejara de considerar esta especie en peligro crítico

REDACCIÓN

badajoz. El programa Life+Iberlince (Iberlince) concluyó el pasado 31 de diciembre tras siete años de andadura en los que logró duplicar el número de ejemplares en España (en Extremadura se ha logrado en solo dos años) y que el lince ibérico haya dejado de estar en peligro crítico de extinción, y con la vista puesta en un nuevo proyecto que conecte mejor las distintas poblaciones.

El programa comenzó en 2011 y fue el primero que implicaba a dos países -España y Portugal- y a 22 socios entre instituciones, asociaciones y entidades.

Antes ya se habían desarrollado otros dos programas Life Lince, que habían permitido pasar de los 94 ejemplares en 2002, todos ellos localizados en Andalucía, a más de 300 que se extendían a otras comunidades españolas, entre ellas en Extremadura.

En 2011 eran 310 los ejemplares contabilizados y, siete años después, la cifra se va a duplicar, ya que se prevé que el censo de este año arroje una cifra superior a 600 animales. En Extremadura solo hay censo desde 2015, cuando se contaron 16 ejemplares en libertad. En 2017 había más del doble, exactamente 38.

Además, a lo largo del período de vigencia de este último Iberlince se ha logrado también, concretamente en 2015, que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo sacara de la lista de especies en peligro crítico de extinción.

A día de hoy, hay poblaciones de lince ibérico, además de en Extremadura y en Andalucía, en Portugal (Vale do Guadiana) y en los Montes de Toledo y Sierra Morena Oriental.

Además, las cifras provisionales del censo de este año, al 40 por ciento de su ejecución, confirman la tendencia positiva, con un número mínimo de 72 cachorros nacidos.

Andalucía sigue siendo la zona de mayor concentración del lince ibérico. Según el censo de 2017, en esa comunidad había ese año 448 ejemplares repartidos por una superficie de 1.668 kilómetros cuadrados.

A lo largo de estos años no sólo se ha conseguido duplicar la población de lince y extenderla a distintos territorios de la península más allá de Andalucía, sino que además existe un intercambio fluido de ejemplares entre las distintas poblaciones de las diferentes áreas de reintroducción.

Será precisamente la conectividad entre estas áreas el eje sobre el que se va a plantear el futuro proyecto Life Naturaleza, que tendrá como objetivo principal conectar las diferentes áreas de presencia de lince ibérico.