El número de extremeños afectados por un ERE baja un 35%

EFE

mérida/madrid. El número de trabajadores extremeños afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE) se redujo un 35,1% en 2018 (289 personas menos), hasta los 534 afectados, a pesar de que los despidos colectivos aumentaron un 174,8%. Por lo que respecta a las medidas, las suspensiones de contrato afectaron a 140 trabajadores, lo que supuso 14 más que un año antes (11,1% más), mientras que los despidos colectivos alcanzaron a 338 personas, 215 más (174% más) y las reducciones de jornada a 56 trabajadores, 518 menos (un 90,2% inferior).

Por comunidades autónomas, el número de afectados disminuyó en nueve: Cantabria (65,8%), Castilla-La Mancha (59,3%), Extremadura (35,1%), Castilla y León (29,4%), País Vasco (26,5%), Aragón (20%), Andalucía (14,6%), Madrid (9,9%) y Canarias (7,3%), además de Ceuta y Melilla (24,4%).

Por el contrario, los afectados aumentaron en la Comunidad Valenciana (245,6%), Navarra (169%), Murcia (137,4%), Galicia (82,2%), Baleares (67%), La Rioja (55,7%), Asturias (24,7%) y Cataluña (9,5%).

A nivel nacional, el número de trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE) aumentó un 26,8% en 2018 (15.399 personas más), hasta los 72.896 afectados, principalmente porque las suspensiones de contrato en el sector industrial se dispararon respecto a 2017.

De acuerdo a la Estadística de Regulación de Empleo publicada ayer por el Ministerio de Empleo, un total de 2.076 empresas iniciaron estas medidas el pasado año, 539 menos que en 2017, lo que equivale a una bajada del 20,6%.

En cuanto a los procedimientos, se contabilizaron un total de 3.127, un 12,3% menos que en 2017, de los que 65.222 finalizaron con acuerdo entre las partes, es decir, el 89,5% del total, frente al 10,5% que terminó sin acuerdo.

Por sectores, la industria fue la que mayor número de afectados por estas medidas tuvo con 45.000 personas implicadas (un 80% más) que en su práctica totalidad respondieron a suspensiones de contrato.

Por su parte, los servicios contabilizaron 25.175 afectados (10,6% menos); la construcción, 1.578 (54,3% menos); y la agricultura, 1.143 (14,9% más).