El nuevo dueño de Grabasa confía en reabrir la fábrica a principios del próximo año

Trabajadores de Grabasa poco antes de su cierre en 2012 /
Trabajadores de Grabasa poco antes de su cierre en 2012

C. J. V.

mérida. El comprador alemán de Grabasa, la antigua fábrica de granito ubicada en Burguillos del Cerro, piensa que puede volver a tener actividad a principios del próximo año. Fue quien depositó los 2,1 millones que el Juzgado de lo Mercantil de Badajoz estableció como precio de compra para la que fue una de las mayores empresas extremeñas en la década pasada. Entró en concurso de acreedores en 2011 y desde entonces está sin actividad.

Como anunció HOY, Christoph Otto Vetz es el administrador y socio único de Piedras, Canteras y Producción, creada en enero pasado y cuyo domicilio social está en Burguillos. Es su nuevo dueño. Debe definir su plan de negocio y la inversión necesaria para que la empresa vuelva a funcionar. Ayer, Markus Balke, director ejecutivo de Piedras, visitó el municipio. No aclaró ese extremo. Tampoco la plantilla necesaria para su reapertura.

En todo caso, los planes pasan por hacer un granito de menor espesor respecto al que se ha trabajado tradicionalmente y que su mercado sea básicamente internacional. Para tener de nuevo la actividad debe, por un lado, reparar los daños causados en las instalaciones de Grabasa, que ha sufrido robos, y muy posiblemente adquirir nueva maquinaria. Al mismo tiempo tiene que conseguir los permisos para explotar sus canteras. La principal está en Valencia del Ventoso.

El alcalde de Burguillos, Manuel Lima, se mostró esperanzado por la reapertura de Grabasa. «Esperemos que sea una realidad en el menor tiempo posible. Sería un revulsivo para el pueblo y su entorno», reseñó.