La ola de calor se cobra dos víctimas más en la región y ya suma cuatro fallecidos

Turistas catalanes se refrescan en la fuente del Anas, cerca del Puente Romano de Mérida. ::/BRÍGIDO
Turistas catalanes se refrescan en la fuente del Anas, cerca del Puente Romano de Mérida. :: / BRÍGIDO

Una mujer de 74 años murió el jueves cuando paseaba a sus perros en Zarza la Mayor y un vecino de Logrosán de 66 años se desvaneció en su casa de campo

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La lista de fallecidos por la ola de calor en Extremadura se incrementa. A las dos víctimas que se conocieron el lunes -el vecino de Miajadas que murió en el hospital de Don Benito y el peregrino Alemán que falleció en Cañaveral-, el Servicio Extremeño de Salud (SES) suma otras dos muertes tras recibir los resultados de dos autopsias realizadas durante los últimos días por el Instituto de Medicina Legal de Cáceres.

Se trata de un hombre de Logrosán de 66 años y una mujer de Zarza la Mayor de 74 años, dijo ayer el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles. Tres de los cuatro fallecidos por golpe de calor fueron encontrados muertos y por eso han tenido que ser los forenses quienes determinen que la causa ha sido el calor.

Solo uno de ellos, el que estaba en Miajadas procedente de Cataluña, de 81 años, ingresó con vida en un centro hospitalario (el hospital comarcal de Don Benito-Villanueva), aunque murió a las pocas horas.

Un hombre de 81 años y una joven de 22 seguían ingresados ayer en los hospitales por esta causa

Francisco Rodríguez, de Logrosán (2.040 vecinos, comarca de Las Villuercas), se desvaneció el pasado jueves cuando se encontraba en su casa de campo, ubicada en una parcela próxima al río Ruecas. Fue sobre el mediodía. Cuando llegó el personal sanitario ya había perdido la vida.

Fue la primera víctima mortal de la ola de calor en Extremadura pero el SES indicó que ha tardado cinco días en confirmar esa muerte porque no recibió el informe del Instituto de Medicina Legal de Cáceres.

Más información

Es lo mismo que ha sucedido con Juana Pinto, una mujer de Zarza la Mayor (1.300 habitantes, mancomunidad Rivera de Fresnedosa). Murió sobre las seis de la tarde pasado sábado mientras paseaba a su perro por un camino de la localidad fronteriza con Portugal. Su cuerpo fue encontrado por un joven en el camino conocido como La laguna de los praos. Junto al cadáver se encontraron dos botellas de agua ya sin líquido.

Estas dos muertes anunciadas ayer por la Junta se suman a las otras dos que se registraron también este fin de semana, cuando se midieron las temperaturas máximas y las mínimas más elevadas del episodio de calor que se ha producido en la comunidad en el inicio de este mes.

El viernes falleció un peregrino de 40 años, de nacionalidad alemana, cuando realizaba el Camino de Santiago a la altura de la localidad cacereña de Cañaveral (1.030 habitantes, entorno del parque nacional de Monfragüe).

Josef Scheffler murió a unos dos kilómetros de esta localidad, en la que quería pasar la noche del viernes, para descansar y reponer fuerzas y continuar al día siguiente su camino hasta Galicia. El cadáver de Scheffler fue encontrado más de veinticuatro horas después, sobre las diez de la noche del sábado.

La cuarta víctima fue un hombre de 81 años, que estaba en Miajadas aunque se apunta que procedía de Cataluña. Falleció el domingo afectado por las sofocantes temperaturas. El Ayuntamiento de la localidad tomatera (9.850 vecinos) asegura no tener información sobre la identidad de esta persona.

La Consejería de Sanidad informa de que otras once personas también se han visto afectadas por las temperaturas extremas registradas estos últimos días. De ellas, dos no han precisado ingreso hospitalario y las otras nueve restantes han permanecido ingresadas en los hospitales para recibir asistencia sanitaria.

Dos personas ingresadas

En la actualidad solo permanecen hospitalizados por este motivo un hombre de 81 años en el hospital de Mérida y una joven de 22 años en el hospital Infanta Cristina de Badajoz. Según añade Vergeles, ambos evolucionan favorablemente y podrían ser dados de alta en breve. El varón ingresado en el hospital de la capital extremeña es natural de Guareña. Sobre el caso de la chica pacense se sabe que el golpe de calor le sobrevino cuando se encontraba dentro de un coche.

El consejero de Sanidad insiste en que hay que tomar precauciones frente al calor, a pesar de que las alertas por altas temperaturas en Extremadura se hayan desactivado y no se vislumbran unas temperaturas tan altas a corto plazo. Eso sí, el próximo fin de semana se rondarán los 38 grados de máxima.

Seguirá haciendo calor en las horas centrales del día, con unos niveles de insolación muy elevados en toda Extremadura. Entre los consejos básicos a seguir para evitar los golpes de calor están hidratarse con frecuencia y evitar la exposición al sol en las horas de mayor riesgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos