La nueva Ley de Espectáculos Públicos prohíbe las caravanas de mujeres en la región

La nueva Ley de Espectáculos Públicos prohíbe las caravanas de mujeres en la región

Prohiben los eventos que inciten o fomenten la violencia, el racismo, la xenofobia, el sexismo o cualquier tipo de discriminación

EFE

El proyecto de Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Extremadura, aprobado esta semana por el Consejo de Gobierno, prohíbe eventos de carácter sexista como, por ejemplo, las caravanas de mujeres.

Así lo ha indicado este viernes la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García, que ha presentado la norma en una rueda de prensa.

Más información

La ley dice en concreto que quedan prohibidos los espectáculos que «inciten o fomenten la violencia, el racismo, la xenofobia, el sexismo o cualquier tipo de discriminación, así como aquellos que atenten contra la dignidad humana o fomenten graves desórdenes públicos», donde encajarían las caravanas de mujeres.

Entre las nueve prohibiciones que recoge el texto también figura, como ya se había dado a conocer, la instalación de circos que cuenten con animales salvajes en cautividad, con independencia de su exhibición o no en los espectáculos que organicen, así como las atracciones de feria giratorias con animales vivos y atados, como las de los ponis.

Sobre la demanda ante el Tribunal Constitucional que ha anunciado la Asociación de Circos Reunidos por esa prohibición, la consejera ha señalado que están en su derecho y que la ley cuenta con el aval del Consejo de Estado.

García ha advertido de que seis comunidades autónomas y 500 ayuntamientos españoles lo prohíben, además de 25 países de la Unión Europea, con lo que la ley extremeña se pone a su nivel.

La consejera ha aclarado que otras actividades con animales, como las taurinas, las cinegéticas o la doma clásica, no se abordan en este ley al tener una regulación específica.

Aunque la cuestión de los circos es «lo que más ha llamado la atención», García ha hecho hincapié en que, más allá de las prohibiciones, es una ley para el «día a día» y «para mucha gente», que, entre otras medidas, trata de conciliar la importancia social del ocio y su trascendencia económica con el derecho al descanso.

Sobre el asunto siempre polémico del ocio nocturno, ha precisado que la regulación de los horarios y de los ruidos será objeto de desarrollo reglamentario, una vez abordados por el consejo asesor que crea la nueva ley.

En el proyecto de ley prima «la seguridad jurídica y el sentido común», según la consejera, que ha destacado que es fruto de un amplio diálogo con asociaciones de vecinos, hosteleros, ayuntamientos y organizaciones animalistas, y ahora espera que haya «un gran acuerdo político».

También recoge los derechos de consumidores y usuarios, la seguridad y la salubridad pública, el respecto al medio ambiente, la preservación del patrimonio histórico y cultural, y la protección de la infancia y la adolescencia, entre otros aspectos.

La consejera ha reiterado que el proyecto de ley contempla un régimen sancionador con multas de hasta 600.000 euros para infracciones muy graves, como el exceso de aforo peligroso.

La norma nace con una clara vocación descentralizadora hacia los ayuntamientos, ha apuntado, lo que se plasma en las amplias potestades que les confiere, tanto en la intervención administrativa previa como en las facultades de inspección, control y carácter sancionador.

Asimismo, crea registros locales y autonómicos de personas titulares de establecimientos públicos y de instalaciones dedicadas a espectáculos públicos y actividades recreativas, así como las personas prestadoras de los mismos.