Otro nombramiento que agita al PSOE extremeño

Yolanda García Seco y Belén Fernández. :: /HOY
Yolanda García Seco y Belén Fernández. :: / HOY

La elección de la delegada del Gobierno levanta suspicacias en el partido

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Cuatro días después del nombramiento de la nueva delegada del Gobierno en Extremadura, al presidente de la Junta todavía le preguntan por ella. Y por el modo en que se produjo su designación. Ocurrió el viernes, poco después de las dos de la tarde. Varios medios de comunicación se hicieron eco de una información surgida en La Moncloa, que situaba en el cargo a Belén Fernández, secretaria del PSOE en la ciudad de Cáceres. Tal como ya explicó HOY ese mismo día, se trató de un error periodístico. En contra de lo que se dijo, el nombre de Fernández no pasó por el Consejo de Ministros, aunque bien podía haberlo hecho, pues su candidatura se manejó. A los cincuenta minutos del anuncio hubo rectificación y se conoció que la designada era Yolanda García Seco, subdelegada en Badajoz de 2009 a 2012 y actual directora general de la PAC (Política Agraria Comunitaria). El episodio, sin embargo, dio pie a lecturas en clave política que involucran, entre otros, a Vara, Pedro Sánchez y las dos agrupaciones provinciales socialistas.

«Empezaron a llamarme periodistas y a todos les dije la verdad: que yo no sabía nada, que era la primera noticia», explica Belén Fernández, que es concejala en el Ayuntamiento cacereño y miembro de la ejecutiva federal socialista, el órgano de decisión más importante del partido entre congresos. «Ni siquiera sabía que me habían propuesto para el cargo», añade la edil, que siempre ha apoyado las aspiraciones de Pedro Sánchez. En las primarias regionales del verano pasado, Fernández hizo campaña por Eva Pérez y no por Vara. Y en las provinciales, por Rafael Pacheco en vez de por Miguel Ángel Morales.

Más información

Estas adhesiones, en especial su apoyo al actual presidente del Gobierno, sirvieron en bandeja una interpretación: Sánchez la nombró, pero reculó tras la presión de Vara, que ya no podía tolerar más nombramientos poco afines. Suficiente tuvo con la designación de Iván Redondo, jefe de gabinete con rango de consejero en el gobierno de José Antonio Monago y ahora jefe del gabinete de Pedro Sánchez.

Cuestiones distintas

Fernández Vara desmiente de forma rotunda que pidiera a Sánchez cambiar de delegada del Gobierno. Niega ese y cualquier otro movimiento en esta cuestión. Que la designación de Redondo no le ha gustado es público. Ni a él ni a casi nadie en el PSOE regional. Más que no agradar, sorprendió y molestó. Pero varias fuentes socialistas desligan esta evidencia de cualquier asunto relacionado con Belén Fernández.

La directriz de Moncloa a la hora de elegir a los delegados del Gobierno fue decantarse por personas claramente afines al líder socialista. Desde este planteamiento, Fernández tenía opciones. Y de hecho, su currículum estuvo en los despachos de La Moncloa. Pero es que García Seco es igualmente 'sanchista'. Aún están en Twitter sus mensajes de apoyo en el verano del año 2014. Y el hecho de que sea una experta en la PAC se valora como algo importante para el día a día de la Delegación del Gobierno en una región claramente agrícola y ganadera.

Más que un conflicto entre 'sanchistas', 'susanistas' o los más y menos cercanos a Fernández Vara, lo que sí ha despertado la elección de García Seco en vez de Fernández es cierto malestar en un sector de los socialistas de la provincia de Cáceres. Pese a que Fernández apoyó a Rafael Pacheco en las primarias provinciales, su relación con Miguel Ángel Morales es buena. La concejala tenía entre la dirigencia socialista de su provincia más partidarios que García Seco. Por un motivo principal: es de Cáceres. García Seco también, con la diferencia de que esta última, al menos en el ámbito político, está claramente ligada a Badajoz desde hace años.

En una parte del PSOE cacereño existe cierta sensación de que la cuota pacense acaba imponiéndose y tiene más peso del que entienden sería justo. No es un sentimiento que surgiera ayer, pero decisiones como la elección de García Seco la alimentan. Unos cuantos socialistas cacereños hubieran preferido que el nombramiento de Belén Fernández no hubiera sido una errata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos