Más de mil niños han participado en los comedores de verano

Niños de varias localidades participaron ayer en la clausura. :: g. c./
Niños de varias localidades participaron ayer en la clausura. :: g. c.

Vergeles clausuró ayer este programa, financiado con un millón de euros y gestionado por Cruz Roja en treinta municipios

GLORIA CASARES

almendralejo. 1.035 niños han participado este verano de los Espacios Educativos Saludables, el programa financiado por la Junta de Extremadura con un millón de euros, gestionado por Cruz Roja en treinta municipios.

El número es algo inferior al del año pasado, aunque superior a las previsiones con las que se contaba y que eran de 980 niños.

Chicos de cinco a catorce años han participado en este programa en el que se les ha educado en tiempo de ocio, se les han dado clases, han trabajado en grupo y han realizado actividades «sin el estigma de que se les vea en los municipios como aquellas personas vulnerables», apuntó ayer el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, que participó en la clausura en Almendralejo.

El programa también iba dirigido a las familias y este verano se ha trabajado con 721 «para que permitan ese refuerzo de educar a los chicos en valores, de utilización de recursos, de gestionar el tiempo de ocio y de cómo se les puede estimular para que puedan tener un futuro adecuado».

Desde Cruz Roja se ha desplegado a cerca de 250 voluntarios y se han generado 112 puestos de trabajo entre monitores y terapeutas.

En esta edición, ha habido 75 niños con una discapacidad o diversidad funcional en el programa desarrollado, que han requerido apoyos especiales, que también han sido prestados por los profesionales de Cruz Roja.

«Con ello hemos conseguido una integración real de los niños, para que puedan tener un verano como el resto de los niños de la comunidad autónoma», apuntó Vergeles.