La necesidad de un nuevo modelo educativo

Se echa en falta un debate regional sobre la actualización de nuestro modelo educativo siempre dentro de las competencias que tenemos adquiridas como comunidad autónoma

MIGUEL ÁNGEL SEGOVIA ROMEROProfesor didáctica de las Matemáticas. Univesidad Internacional de la Rioja

Muchos habrán oído hablar de metodologías STEAM (Science, Technology, Engineering, Art, Mathematics). STEAM es un nuevo modelo de aprendizaje que intenta aglutinar las cinco áreas de conocimientos que demanda el futuro mercado laboral: ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas. Pero, ¿por qué debemos integrarlas en una nueva metodología? La respuesta es muy simple: los nuevos yacimientos de empleo exigen una transversalidad en los perfiles profesionales que se adapten a las condiciones del futuro y que pasa por la digitalización y la robotización como ejes asentados en la productividad que buscan las empresas, por lo que se hace imprescindible encontrar profesionales capaces de ofrecer soluciones diversas a un único problema planteado.

Según un análisis de Randstad Research, '¿La digitalización crea o destruye empleo?', en España se crearán hasta 2021 un total de 1.250.000 empleos vinculados a la digitalización siendo de estos, 390.000 empleos puros para STEAM y vinculados a este, 689.608 empleos inducidos y 167.537 indirectos lo que hace el total de 1.246.749 empleos vinculados a STEAM en 5 años. Una cifra que nos indica por dónde va el mercado laboral al que saldrán nuestros hijos/as después de la formación reglada recibida en escuelas, institutos y universidades.

Todo esto contrasta con la tendencia del sistema educativo español donde las cifras, a pesar de todos los estudios como el de Ranstad , dejan un futuro desolador tanto para las empresa que necesitan estos perfiles como para los futuros profesionales que se están formado en otros; el dato más abrumador es la pérdida de más de 65.000 alumnos matriculados en STEAM con una previsión negativa de decrecimiento anual hasta 2021 del 3,3%, lo que influirá claramente en las expectativas laborales de nuestros estudiantes. Esto a su vez creará un déficit del talento en nuestro país más importante que en otros países europeos que nos hará menos competitivos.

Según los expertos, el futuro del trabajo va a versar sobre las tareas no rutinarias, aquellas que necesitan una transversalidad como la que ofrecen las áreas de conocimientos citados.

En Extremadura, el debate actual versa sobre la necesidad de generar empleo; una de las seis áreas propuestas en el Parlamento extremeño en estos últimos días versa sobre la estrategia de digitalización de nuestra comunidad autónoma, promoviendo con líneas aprobadas en Europa la capacitación de profesionales vinculados a las TIC y la introducción de las mismas en los tejidos empresariales, lo cual podría ser un buen comienzo para construir el camino correcto. No obstante, la educación debe ser protagonista en la estrategia de digitalización y a todos los niveles pues, si no, podríamos cometer el error de buscar soluciones a corto plazo.

Los profesionales que nos dedicamos a la enseñanza, a veces, cuando buscamos iniciativas públicas orientadas a la investigación y la innovación educativa, nos damos de bruces con la realidad donde las ayudas encaminadas se orientan a proyectos de carácter científicos y tecnológicos para el acceso de profesionales que antes han pasado por un modelo educativo donde la investigación que los hubiera formado en competencias adecuadas es inexistente; la pescadilla que se muerde la cola.

Hay iniciativas como la escuela de pensamiento computacional, puesta en marcha por el instituto nacional de tecnologías educativas y formación del profesorado del gobierno de España y dentro del plan de acción digital de la comisión europea, que enseña el camino a seguir por las comunidades autónomas, donde Extremadura no debe quedar atrás.

Por lo tanto, se echa en falta un debate regional sobre la actualización de nuestro modelo educativo siempre dentro de las competencias que tenemos adquiridas como comunidad autónoma. Desde el año 1997 hasta la actualidad, la introducción de las TIC en Extremadura se ha basado en la implementación de recursos e infraestructuras necesarias para la utilización de las TIC en el aula y, en segundo plano, la formación (voluntaria) del profesorado extremeño; sin embargo y teniendo en cuenta que para la falta de esos futuros profesionales STEAM habría que desarrollar un nuevo modelo educativo que nos conduzca a salidas profesionales de futuro y siendo conscientes que el mercado laboral al que se enfrentan nuestros estudiantes será dinámico, con personas y perfiles de talento, se debería reflexionar sobre si las nuevas inversiones en educación tendrían que tener como objetivos (como indican los expertos educativos) la formación en competencias y habilidades STEAM como modelo específico, así como el establecimiento de un vínculo con las necesidades tecnológicas y la definición de tareas necesarias en las empresas extremeñas del futuro, cada uno de estos objetivos, dentro de los parámetros y por niveles existentes en nuestra educación reglada.

Por último, si realmente queremos que Extremadura sea una región competitiva, y aunque sea imprescindible trabajar todas las áreas que afectan en el mercado laboral, la revolución no concluida que vivimos donde las tecnologías del aprendizaje y la comunicación (TAC) han entrado en nuestro motor de desarrollo (educación), no podemos cerrar los ojos ante el futuro incierto que se aproxima cada vez más rápido y donde requiere que tanto padres como profesionales de la educación e instituciones que nos representan, nos pongamos manos a la obra para preparar el camino profesional de los ciudadanos extremeños del futuro.