«Era necesaria una regulación más exigente y hemos peleado mucho por ella»

Eugenio Garrido, propietario de Pan Contigo en Badajoz. :: c. moreno/
Eugenio Garrido, propietario de Pan Contigo en Badajoz. :: c. moreno

J. M. M.BADAJOZ.

«Hemos conseguido llegar a este punto gracias a explicar repetidamente al poder legislativo que una modificación de la normativa repercutiría de manera positiva en la salud de los consumidores», manifiesta Eugenio Garrido, propietario de Pan Contigo, una empresa pacense que se dedica a la elaboración y venta de pan.

Este tipo de panaderías ni siquiera representan el 2% del mercado nacional y llevaban mucho tiempo defendiendo una nueva normativa para el sector del pan. La legislación que se aplica hasta ahora llevaba sin modificarse desde el año 1984, por lo que parte del sector consideraba necesaria una actualización.

Tras solicitar varias reuniones con el Ministerio de Industria, la asociación que agrupa a estos negocios casi había tirado la toalla. «Apenas somos unos 40 panaderos de este tipo en toda España», remarca Garrido.

Sin embargo, su voz parece haberse tenido en cuenta. «Era necesaria una regulación más exigente y hemos peleado mucho por ella», dice el dueño de esta empresa pacense, en referencia al endurecimiento de algunos puntos de la misma, como la reducción del nivel de sal o los cambios de denominaciones de los productos.

Garrido considera que en este sentido han tenido la fortuna de que la sociedad está cambiando poco a poco. «El mundo del pan está de moda y el consumo de alimentos saludables también, lo que ha sido una ventaja», insiste, a la vez que reconoce que este cambio legislativo es un refuerzo para su empresa, que comenzó a andar hace más de cuatro años.

En su opinión, el decreto servirá para que los clientes sepan cómo se elaboran los productos y su composición exacta, por lo que en su tienda podrá usar denominaciones a las que «ya no podrán recurrir los productos de las grandes panificadoras».