Navamoral protesta por el Ave

Navamoral protesta por el Ave
M.A.M.

Los manifestantes, encabezados por la alcaldesa, reivindican el soterramiento de las vías

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Que ADIF paralice la redacción del proyecto del tren de alta velocidad en superficie por el casco urbano y elabore uno nuevo que contemple el soterramiento, sin modificar el trazado, es la reivindicación unánime del millar de personas que se manifestó en la tarde del jueves en Navalmoral, convocados por la plataforma No al Muro con la colaboración del Ayuntamiento. El lema fue 'Porque el futuro de Navalmoral no pasa por dividirlo. No al muro. Soterramiento ya'.

La movilización arrancó pasadas las ocho de la tarde desde la plaza de España, en medio de un intenso calor, con presencia de la alcaldesa, Raquel Medina, y buena parte de su equipo de gobierno y concejales y representantes políticos de PP, Ciudadanos, Extremeños, Unidas por Navalmoral o Vox, además de la plataforma Milana Bonita y distintos colectivos locales.

Una vez que la comitiva llegó a la plaza de Renfe los participantes se acercaron hasta los andenes para recibir a varios trenes, trasladándose a continuación al parque municipal, donde el periodista Felipe del Castillo leyó el manifiesto redactado por No al Muro, que empezaba diciendo que si estamos aquí «es porque la dirección Administrativa de ADIF sigue trabajando en un proyecto de construcción de un muro a cada lado del ferrocarril, para hacer viable el nuevo Tren de Altas Prestaciones a su paso por Navalmoral. Un muro no invisible, aunque lo pinten de verde y con pajaritos. Un muro que independientemente de su altura final impide la permeabilidad tanto de personas como de vehículos. ¿Por dónde entrarán los camiones de bomberos?», se preguntó.

Después reconoció que el nuevo trazado permitirá pasar seguros por debajo de las vías, «puesto que nos van a diseñar un ancho suficiente para perder el miedo, pero al mismo tiempo ese muro dejará inutilizado el comercio de proximidad y de barrio al dificultar el paso de una zona a otra. ADIF a todo esto lo llama trabajar por la permeabilidad, la seguridad y para potenciar los barrios del norte de la ciudad, donde viven más de 4.000 personas, estudian 1.000 alumnos y donde gran parte del pueblo se traslada a la práctica totalidad de equipamientos culturales, deportivos, de ocio y comerciales, además del polígono industrial o el cementerio».

Del Castillo señaló después, en nombre de los asistentes, que nos manifestamos «porque el futuro de Navalmoral para los próximos 200 años no pasa por un muro que nos divida socialmente y una barrera que nos asfixie económicamente; porque no aceptamos que la mejora histórica del tren deje la puerta de Extremadura sin futuro, afectando a más de 100.000 potenciales usuarios comarcales del ferrocarril, y porque con la inversión prevista (más de 90 millones de euros) se puede hacer el soterramiento de 1,5 kilómetros resolviendo los problemas técnicos relativos al nivel freático y al paso de tres arroyos».

Por todo ello, los organizadores de la movilización dejaron claro su firme compromiso en «defender hasta las últimas consecuencias que lo más sostenible, permeable, seguro e integrador pasa por el soterramiento», además de mostrar su voluntad de trabajar conjuntamente con todas las instituciones, colectivos, asociaciones y población de Navalmoral y de las comarcas vecinas, para que la inversión económica planteada «no genere un futuro empobrecido».

Por todo ello terminó pidiendo a las administraciones provincial, autonómica y estatal que «cobren cordura» y opten por el soterramiento «ante la demora en la terminación de las obras en Navalmoral a sabiendas que el tramo que une con Madrid estará pendiente veinte años más».

La movilización terminó con un macro concierto protagonizado por varios grupos locales.