Música contra el acoso escolar

Una de las escenas del videoclip. :: HOY/
Una de las escenas del videoclip. :: HOY

Alumnos y profesores del colegio especial de Los Ángeles de Badajoz graban un videoclip contra el acoso y cuentan con músicos profesionales

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Dos años de trabajos resumidos en poco más de cinco minutos. Es el resultado de 'Balas de alegría', un videoclip para llamar la atención sobre el acoso.

Detrás de esta llamada de atención están los profesores y alumnos del centro especial Los Ángeles de Badajoz. Juntos, y con la ayuda de músicos profesionales, han compuesto una canción y rodado un videoclip.

Isidoro Gil es el jefe de estudios y llevaba tiempo con esta idea rondándole por la cabeza. Al ponerse a trabajarla, se dio cuenta de que muchos de sus alumnos habían sufrido acoso y humillaciones. La mayor parte de los estudiantes de este colegio tienen discapacidad, lo que en centros ordinarios y en la calle les lleva a ser un blanco fácil para los acosadores. Por eso profesores y estudiantes le pusieron aún más ahínco del que ya estaban dedicando a este proyecto. De hecho, en principio iban a realizar un trabajo audiovisual, pero el proyecto cambió hasta convertirse en la canción que han conseguido.

Además de docente, Isidoro Gil es músico. Tiró de teléfono, habló con conocidos y la mayoría dijeron que sí de forma inmediata. Por eso la música suena tan bien. Hay componentes de grandes grupos, como Duende Josele, Los Niños de los Ojos Rojos y La Ira, entre otros.

Los alumnos hacen de actores y han participado de todo el proyecto. Contando sus experiencias, creando las letras de la canción, interpretándolas y dando un punto de humor a un tema tan dramático.

El colegio presentó ayer el resultado coincidiendo con el Día Internacional del Acoso Escolar para concienciar sobre este problema que muchos de ellos han vivido en su piel. No se lo han contado.

La canción está grabada en estudio, pero el vídeo está rodado en el colegio al que van todos los días. Ahí se ven escenas que se identifican con acoso. Entre ellas, coger a un compañero en el aseo y chocarlo contra la pared o retirar la silla de otro cuando va a sentarse para que se caiga en la clase. Entre estas escenas otras normales de niños riendo, jugando al fútbol, bailando... de la alegría normal que se vive en un colegio.

Lo importante del vídeo es que refleja también esas otras escenas que se esconden, como las malas experiencias que pueden llevar al acosador a serlo y un deseo de ser mejor con sus compañeros. Por eso cambia de actitud y le aceptan en el grupo.

El colegio lanza así un mensaje de esperanza, tanto para el niño que lo sufre, porque se puede luchar contra esa situación, como al acosador, porque puede cambiar y formar parte del grupo.