Multado en Badajoz por coartar la libertad de una chica con la que quería tener una relación

E. F. V.

badajoz. Un universitario tendrá que pagar una multa de 360 euros a una compañera de estudios después de quedar probado que cometió un delito leve de coacciones cuando trató de mantener una relación afectiva a la que ella se negó. En la sentencia se explica que desde el inicio del curso el joven se interesó por la chica, un interés que se fue tornando «en una insistencia obsesiva» cuando la joven dejó de tener pareja. «Esa insistencia fue coartando la libertad de la chica, con comentarios y peticiones estrafalarias, como cuando le pidió un beso delante de otras personas y, al negarse ella, le dijo: «no quieres nada conmigo porque la tengo pequeña».

En otra ocasión le dijo que su vida no tenía sentido, y también le mandó un mensaje a una amiga que ha sido tenido en cuenta a la hora de dictar sentencia.

En el juicio fue corroborada la versión de la víctima por una amiga y por la madre de la denunciante, que habló con el denunciado para decirle «que dejara a su hija en paz», objetivo que no logró hasta interponer la denuncia. Denunciante y denunciado compartían aula y residencia universitaria y aunque la sentencia concluye que no concurre la violencia o la intimidación necesaria para considerar delito lo sucedido, sí se coartó en cierta medida la libertad de la chica, por lo que se considera que hubo unas coacciones leves para las que se impone una multa de 360 euros (6 euros diarios durante 60 días) y la prohibición de que se el joven se comunique con la víctima en seis meses.

La sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia.