Los jóvenes extremeños se inician en el alcohol y el tabaco a los catorce años

Varias mujeres fuman cigarrillos en un parque de Mérida. :: brígido/
Varias mujeres fuman cigarrillos en un parque de Mérida. :: brígido

El Plan de Adicciones de Extremadura también refleja que ellas se emborrachan más que los hombres y consumen más tranquilizantes

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Las dos sustancias más consumidas por los jóvenes extremeños son el alcohol (en un 78% de los casos) y el tabaco (64,6%), seguidas por el cannabis.

El alcohol es la sustancia que más prueba la población encuestada extremeña (al menos un 91,1% la ha consumido alguna vez en su vida), tanto si la ha consumido de forma esporádica como habitual. Sin embargo, el tabaco es la sustancia más consumida de forma diaria.

Según el estudio hecho, el consumo de alcohol en los hombres de manera esporádica tiende a bajar. Sin embargo, en las mujeres aumenta de generación en generación. Tanto es así, que entre las chicas menores de 18 años el consumo experimental de alcohol supera al de los hombres.

Llama la atención la ausencia de borracheras entre los varones menores de edad. Sin embargo, con las mujeres de menos de 18 años ocurre todo lo contrario. Estas aumentan a medida que disminuye su edad.

En cuanto al consumo de tabaco, los hombres de todos los grupos de edad son quienes más lo consumen. Los datos indican que los hombres más jóvenes, de 15 a 30 años, han reducido el consumo de tabaco en relación a los que tienen entre los 46 y 64 años. En el caso de las mujeres, sucede al revés. Son las más jóvenes quiénes más tabaco consumen.

Salvo en el caso del alcohol y el tabaco, el consumo de otro tipo de sustancias es sensiblemente superior entre los más jóvenes que en la población de más edad. Asimismo, el consumo diario de tranquilizantes supera al del cannabis, y en el caso de las mujeres alcanza el 11,8%.

Estos son datos extraídos de encuestas sobre el consumo de las sustancias. Los estudios se desarrollan desde hace más de 20 años y tienen como objetivo conocer los patrones de consumo de drogas entre el alumnado de 14 a 18 años, que cursa Enseñanza Secundaria, y la población en general de 15 a 64 años, respectivamente. Han sido financiados y promovidos por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas y cuentan con la colaboración de la Junta de Extremadura.

De su análisis se obtiene información acerca de hábitos, opiniones, actitudes... ante distintas adicciones y de cómo se producen modificaciones ante el fenómeno de las mismas.

Otras fuentes que se han tenido en cuenta para concluir estos datos son la Encuesta Nacional de Salud de España 2017 (Ense 2017), realizada por el Ministerio de Sanidad, y la Encuesta 2013-2014 del Plan Nacional sobre Drogas sobre consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral en España.

Todos los datos extraídos ya forman parte del Plan de Adicciones de Extremadura 2018-2023. Este documento fue presentado por el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, a mitad del pasado mes de julio.

La edad media a la que se consume alcohol por primera vez o se prueba el tabaco son los 14 años, tanto chicos como chicas

Se trata de un conjunto de programas y proyectos dirigidos a las personas, familias, entidades, organismos y administraciones públicas y privadas en el que se prioriza a los menores, jóvenes y mujeres para promover una sociedad más saludable.

En este estudio se refleja que, si tenemos en cuenta los patrones de consumo de tabaco de los últimos 12 meses, sigue siendo mayor el porcentaje de chicas que fuma (36,1%) que de chicos (30,01%) y que el consumo en general aumenta con la edad.

Dejar de fumar

La edad media en la que se inicia a fumar es los 14 años. Casi el 40% de las personas encuestadas se ha planteado alguna vez dejar de fumar y lo ha intentado, y es mayor el porcentaje de chicas (42,8%) que de chicos (36,2%).

Por otra parte, el 80,7% de la población estudiantil encuestada ha consumido alcohol alguna vez en su vida. Como en el caso del tabaco, las cifras son superiores entre las chicas (83,8%) que entre los chicos (77,4%). La edad media a la que se consume alcohol por primera vez son los 14 años, y empiezan prácticamente a la misma edad chicos y chicas.

Sin embargo, los atracones de alcohol, lo que se conoce como 'binge drinkings', que son cinco copas o vasos en un intervalo aproximado de dos horas, se han reducido. Aunque los porcentajes son superiores entre las chicas que entre ellos.

El consumo de alcohol el fin de semana es muy superior al de días laborales. Y las bebidas más consumidas tanto por chicos como por chicas son los combinados, de los que ellas beben más. En los días laborales la bebida más consumida es la cerveza.

Sobre las sustancias consideradas como drogas ilegales, el 30,4% de la población encuestada dice haber consumido alguna o varias alguna vez en su vida. Hablamos de tranquilizantes, cannabis, cocaína, GHB, éxtasis, speed/anfetaminas, alucinógenos, heroína e inhalables volátiles.

El 16% de los estudiantes encuestados ha consumido alguna vez tranquilizantes. El consumo de estas sustancias sin prescripción médica en el último año alcanza el 4,95%, siendo muy superior el consumo en mujeres que en hombres. En general, aumenta con la edad.

En cuanto al cannabis, un 21,3% de los jóvenes de entre 14 y 18 años lo ha consumido en el último año. La edad media de inicio en el consumo de esta droga se sitúa en los 15,07 años. Se da la circunstancia de que, la inmensa mayoría de quienes no han consumido tabaco, tampoco han consumido cannabis.

Un 4,6% de la muestra de estudiantes extremeños de entre 14 y 18 años dice haber consumido cocaína alguna vez en la vida.

Por trabajos

Por otro lado, cabe resaltar que las drogas más consumidas en la población laboral son alcohol y tabaco, seguidas de hipnosedantes y cannabis. En este sentido, los grupos prioritarios que consumen bebidas alcohólicas a diario son hombres, mayores de 45 años con bajo nivel educativo y que proceden de los sectores de la construcción, la agricultura, la ganadería, la extracción, la industria manufacturera o los suministros y hostelería. La mayoría de ellos son trabajadores manuales cualificados y empleados con jornada continua de noche y jornada partida. Además, es mayor entre los que afirman estar expuestos a factores de riesgo.

Tras el alcohol, el tabaco es la droga legal más consumida entre la población que trabaja. En los últimos años también se nota una tendencia ascendente en el consumo de hipnosedantes. En cuanto a drogas ilegales, el cannabis es la más extendida entre la gente trabajadora, seguida de la cocaína, aunque se observa una tendencia descendente.

Por último, el consumo en los últimos 12 meses de otras drogas como anfetaminas, éxtasis, alucinógenos o inhalables volátiles se sitúa por debajo del 1%.