Mosaicos agroforestales, no monopolios

Mosaicos agroforestales, no monopolios
M. NATIVIDAD ALVIZ

LA Asociación Mosaico se creó en 2018 para integrar a los múltiples agricultores, ganaderos, selvicultores y empresarios que participan desde 2016 en el proyecto Mosaico, una estrategia oficial de prevención participativa de incendios en Gata y Hurdes apoyada desde la Consejería de Medio Ambiente y la Universidad de Extremadura. Desde la Asociación Mosaico se quiere poner de relevancia la gran cantidad de beneficios que ha supuesto esta estrategia de apoyo a las iniciativas locales. En muchos casos, esa ha sido la diferencia entre mantenerse en el entorno rural o abandonar el campo. La iniciativa de las 'cabras bombero' (pastoreo para reducir la cantidad de combustible vegetal) es una más dentro del proyecto, en la que el ganadero y su ganado prestan un servicio de prevención y vigilancia de bajo coste. No es ningún engaño (como ha manifestado el señor Francisco Castañares en este diario el pasado 9 de junio), sino una iniciativa más en la que se busca contribuir a la fijación y concienciación de la población en el medio rural, disminuir el riesgo de incendios forestales y generar ingresos en zonas desfavorecidas.

Además, entre las iniciativas de la Asociación Mosaico, hay también propuestas de gestión agrícola y forestal (incluidos los aprovechamientos de madera y biomasa). No se entiende el desprecio al Mosaico por parte del Sr. Castañares: si cuenta con un plan de instalación de plantas de biomasa que es económica y socialmente viable, es bienvenido, pero eso no es incompatible (de hecho es complementario) con otras 170 iniciativas presentes actualmente en el territorio del proyecto.

Los incendios forestales son un problema territorial de gran magnitud cuya solución no pasa por una única y simple vía. Con la visión del Mosaico no se pretende generar expectativas, sino iniciativas. Decir que sólo con la extracción de biomasa «se acabaría el riesgo de grandes incendios en la región» sí que genera falsas expectativas, máxime si ello se basa en una «ordenación del monte» ad hoc que no es posible en la mayoría de las superficies forestales. Un monte no se planifica para reducir su carga de biomasa por debajo de 10tn/ha, sino para garantizar la persistencia y la rentabilidad, algo que no puede garantizarse si la gestión comete abusos extractivos en detrimento de otros bienes o servicios.

Por todo esto, desde la Asociación Mosaico mostramos nuestro malestar ante las afirmaciones vertidas sobre el Proyecto Mosaico por el Sr. Castañares, producto del desconocimiento sobre nuestros objetivos y actuaciones concretas, sobre los que cualquiera puede informarse ampliamente en el portal www.mosaicoextremadura.es. Cuando se habla de las 'cabras bombero' como un engaño se está faltando al respecto a sus promotores pero, sobre todo, a los actores principales que son los cabreros, un colectivo que todos los días realiza una labor de prevención y aportación de productos de calidad que debe ser reconocida y no menospreciada.