El monarca felicitó el cumpleaños a un niño y se llevó un regalo

Dos pares de pendientes de la Virgen de las Maravillas, patrona de Cehegín (Murcia). Es el regalo que Felipe VI se llevó ayer en su visita a Extremadura. Se lo dio una pareja de turistas murcianos de vacaciones, que estaba de paso por Cuacos de Yuste en su viaje hasta la Feria de Abril de Sevilla. «Son para las infantas», explicaba ayer la mujer que se los entregó.

Junto a este matrimonio estaba José Luis, un alumno del colegio Jeromín de Cuacos que ayer cumplió siete años. Cuando Felipe VI llegó a su altura, se lo hicieron saber y el Rey le felicitó.