Monago rechaza la propuesta para regresar al Pacto por el Ferrocarril

José Antonio Monago se dirige al Pleno en el debate de investidura. /Brígido
José Antonio Monago se dirige al Pleno en el debate de investidura. / Brígido

El presidente del PP extremeño se presenta como líder de la oposición para ser el «contrapeso del PSOE»

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El presidente del PP extremeño, José Antonio Monago, rechaza regresar al Pacto por el Ferrocarril y en su lugar pide acuerdos para no subir los impuestos y aprobar una nueva Ley de Educación «para que los chavales tengan las competencias del siglo XXI».

El líder del PP regional fue el encargado de abrir la segunda jornada del debate de investidura en la Asamblea de Extremadura por tratarse del principal partido de la oposición. En su turno respondió a la propuesta que hizo el lunes el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, quien ofreció a los grupos parlamentarios acuerdos en seis áreas estratégicas y pidió expresamente a PP y Podemos que regresen al Pacto por el Ferrocarril.

Sobre este último punto, Monago afirmó que no volverá a la mesa en la que están presentes agentes políticos y sociales, ya que «soy más útil fuera del Pacto por el Ferrocarril que dentro».

También criticó que Fernández Vara fije como prioritaria la estrategia de energía y clima, ya que a su juicio la principal preocupación de la región debe ser el empleo.

En lugar de las seis áreas estratégicas que planteó el presidente de la Junta, propuso pactos para ejecutar el Hospital de Don Benito-Villanueva de la Serena, para no bajar impuestos, para reformar la Ley de Educación y para reclamar al Gobierno un plan de empleo extraordinario para la región, así como para exigir que no implante peajes en las autovías de la región.

El presidente del PP extremeño pidió a Fernández Vara que, si realmente no quiere hacer uso de la mayoría absoluta, facilite información sobre las empresas públicas y sobre proyectos como el macrocentro de ocio de Castilblanco. También reclamó que se revise el contrato de transporte sanitario y que se mejore la sanidad; y criticó el aumento de la deuda pública y el incumplimiento en materias como el plan de infraestructuras.

Mejor que Casado

Monago se presentó como el líder de la oposición, como el contrapeso necesario a la mayoría absoluta del PSOE. «No vamos a ser nunca su muleta», afirmó. Y aunque en las elecciones autonómicas perdió ocho escaños respecto al resultado de 2015, recalcó que su candidatura recibió 169.000 votos, más que logró su partido en las generales del 28 de abril, cuando llegó a 140.000.

Más