El ministro Ábalos no presentará denuncia contra el policía que le insultó en Mérida

José Luis Ábalos/HOY
José Luis Ábalos / HOY

La Delegación de Gobierno decidirá este lunes si le abre expediente al agente, una vez que tome declaración a la persona que estaba con él en el bar de Mérida

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, no presentará denuncia contra el policía nacional que el pasado viernes le increpó en un bar de Mérida. Fuentes de su ministerio lo confirmaron este domingo y añadieron que Ábalos no quiere darle más importancia al incidente.

Sí confirman, como publicó HOY, que estando dentro del bar de copas, el ministro escuchó nítidamente como le gritaban tanto el agente como el grupo de personas que estaban con él «rojo, hijo de puta» en varias ocasiones. Y –apostillan– también le profirieron otro tipo de amenazas a voces.

Más información

Los escoltas de Ábalos para evitar que la situación subiera de tono, avisaron a la Policía Nacional y se salieron del bar con el agente en cuestión. Fue entonces cuando –puntualizan fuentes del Ministerio del Interior– lo identificaron y el policía enseñó su placa. Parece por tanto, que no se la enseñó directamente al ministro.

Cuando llegó la Policía Nacional al local de copas, atendiendo el aviso del personal de seguridad del ministro, acompañaron a pie a Ábalos hasta el Parador de Mérida, donde se alojaba esa noche porque al día siguiente –el sábado– participaba en la Conferencia Política del PSOE extremeño.

La Policía Nacional sigue investigando los hechos. De momento, ha tomado declaración al agente, que estaba en segunda actividad, a los escoltas del ministro y a los policías nacionales que acudieron hasta el bar de copas donde se produjo el incidente.

Falta un testimonio

El atestado se completará este lunes, cuando está previsto que declare una de las personas que acompañaban en el local al agente en cuestión.

Aseguran fuentes del Ministerio del Interior que, con este testimonio, quedará completo el atestado de lo ocurrido el viernes y, posteriormente, la Policía Nacional lo enviará de oficio a los juzgados. No obstante, dado que Ábalos ha descartado interponer denuncia contra el agente, no parece que vaya a prosperar ningún procedimiento por la vía de los tribunales.

Sí confirman fuentes del Ministerio de Interior que se actuará por procedimiento interno, con la apertura de un expediente disciplinario. Dado que el agente que protagonizó el incidente está en segunda actividad (dedicado fundamentalmente a tareas administrativas), será la Delegación de Gobierno en Extremadura quien incoe el expediente y no la propia Dirección General de la Policía, que habría sido el órgano competente en el caso de que el agente hubiera estado en activo.

La Delegación de Gobierno de Extremadura ha confirmado que, tras completar los testimonios, decidirá si le abre o no un expediente.

El suceso tuvo lugar poco después de la media noche, en el bar de copas Barocco de Mérida, a donde acudió el ministro Ábalos acompañado de su equipo después de cenar. Al margen del incidente, esa misma noche otras personas hablaron con él sin problemas preguntándoles por el tren extremeño.