HOY LO CONTÓ EL 25 DE AGOSTO DE 1986

Miles de manifestantes en defensa del río Jerte

Miles de manifestantes en defensa del río Jerte

Alrededor de 3.000 personas protestaron en Cabezuela del Valle en el año 1986 para solicitar un caudal limpio y sin contaminación

ALBA BARANDA BADAJOZ.

Desde el pasado 1 de julio la ley prohíbe que los locales comerciales den bolsas gratis a sus clientes. Es una medida preventiva debido a la gran cantidad de plástico que nos rodea y que está llegando a mares y océanos. Pero aunque cada vez es mayor, esta invasión no es nueva, ya que el 25 de agosto de 1986 se publicaba en este diario que miles de extremeños se habían concentrado para exigir algo tan natural como un río Jerte limpio y sin contaminación.

Ante el grito de «el Valle está herido de muerte» se dieron cita alrededor de 3.000 personas, especialmente de las localidades de Navaconcejo y Cabezuela del Valle, que se quejaban de la abundancia de latas, bolsas y desperdicios en las orillas y cercanías.

TAMBIÉN SE PUBLICÓ UN 25 DE AGOSTO

Hace 102 años que se descubrió el disco de Teodosio en Almendralejo
Esta noticia data del 1950. Este objeto ceremonial del reinado del emperador romano Teodosio I El Grande fue hallado por un jornalero.
Juan, el joven de 16 años más alto de España
Este adolescente de Los Santos de Maimona tenía en 1976 una altura de 2,06 metros y soñaba con ser una figura importante dentro del baloncesto, a pesar de que entrenaba por su cuenta.
Concluida la obra civil del Hospital Clínico
El Infanta Cristina acababa de ser construido en 1982 y la noticia explicaba que con este nuevo centro, «Extremadura alcanzaría la casi plena autonomía sanitaria».
El Monasterio de Yuste cumple 600 años y sus libros están en peligro
En el año 2002, el prior del monasterio indicaba que las obras llevaban más de un bienio apiladas en cajas, con la consiguiente degradación.
El SES tarda 10 meses en pagar a los hijos de familias numerosas los medicamentos
Era el tiempo que empleaba el Servicio Extremeño de Salud en el año 2015 en abonar el coste de las medicinas.

La manifestación fue convocada por la Comisión prodefensa del río Jerte y la asociación de Amigos del Valle del Jerte y discurrió sin ningún incidente. La noticia detallaba que asistieron ciudadanos de todas las edades. Unos jóvenes abrían la comitiva con una pancarta en la que se leía: «Salvemos el río». Esa era la principal reivindicación e iba dirigida hacia las administraciones competentes.

Reclamaban recipientes en las zonas de baño para que los bañistas depositasen allí sus desperdiciosEl alcalde de Cabezuela no recibió a los manifestantes, que le quisieron entregar un escrito

La marcha se concentró previamente en una zona de Cabezuela próxima al cuartel de la Guardia Civil, donde recriminó a las autoridades la falta de medidas para evitar la creciente contaminación del Jerte. Por un altavoz colocado en un automóvil se pidió a todos los ciudadanos el compromiso de máxima limpieza a la hora de disfrutar de las aguas del río.

Los manifestantes no demandaban dinero o generar empleo mediante la creación de puestos de vigilancia en los lugares más afectados por la basura. Solamente pedían papeleras. «Queremos recipientes para que los bañistas dejen allí los restos de comida y otros desperdicios», indicaba un habitante del Valle.

La comitiva hizo un alto en las cercanías del ayuntamiento, donde los organizadores quisieron entregar al alcalde un escrito con sus reivindicaciones. Le habían avisado con antelación de su llegada, pero el regidor local «no dio la cara», aseguraba el reportaje, que añadía que no recibió a los ciudadanos ni tampoco acudió a los muchos requerimientos que le hicieron durante el acto. Los organizadores querían contar con él para que, como representante del pueblo, hiciera llegar a las autoridades pertinentes los deseos de los vallenses, tanto en función de alcalde como de miembro de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte.

En una de las pancartas se leía «el río sin limpieza, el valle sin belleza», otra afirmaba que «sin río no hay valle», y una más aseguraba que «por la flora y fauna del río Jerte pendían latas, bolsas de plástico y otros desperdicios de los muchos que hay en las orillas y cercanías».

Las reivindicaciones concretas de los manifestantes, leídas en voz alta, y que se hicieron llegar posteriormente a las autoridades eran: depuración de todos los vertidos industriales y urbanos, limpieza general del río Jerte y de sus gargantas, creación de vertederos controlados de uso obligatorio para residuos sólidos de pueblos y chalés, prohibición de arrojar basuras y escombros en las márgenes del río y gargantillas. «No queremos, ni más ni menos, que se aplique la ley», se reiteró por los altavoces del vehículo de los manifestantes, desde los cuales se llamó la atención de los pobladores del valle acerca del proyecto de creación de centrales eléctricas en las gargantas, contra las que los presentes se manifestaron igualmente.

Santiago Hernández, presidente de Adenex en aquel año, estuvo en la concentración y se mostró contento de haber visto varios miles de personas «que se conciencian por un problema que es grave; el Valle se muere».

El mejor regalo

La portada de ese día también adelantaba una bonita historia que se detallaba en las páginas interiores. Se trata de la de Consuelo Rincón y Juan Pedro Galán; abuela y nieto. Ambos eran naturales de la localidad pacense de Zalamea de la Serena, pero habían viajado juntos hasta Barcelona, donde residía ella habitualmente, para someterse a una complicada operación.

Consuelo, de 69 años, donó un riñón a su nieto, que padecía una grave dolencia y estaba cada vez peor. Contaba el artículo que la operación había salido según lo esperado y tras cuatro meses, los dos se encontraban muy bien. Desde ese día les une algo más que el amor familiar, porque esta abuela le había dado el mejor regalo que se le puede hacer a alguien (y más a un nieto); la salud.