Meritxell Batet, ministra de Política Territorial: «No es de recibo la situación del tren, la reivindicación es justificada»

La ministra de Política Territorial durante la entrevista con HOY este miércoles en Mérida. :: /BRÍGIDO
La ministra de Política Territorial durante la entrevista con HOY este miércoles en Mérida. :: / BRÍGIDO

En su visita a Mérida, la ministra cree mejorable el funcionamiento de las conferencias sectoriales y recalca que no es posible un cupo catalán

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Meritxell Batet Lamaña (Barcelona, 1973) dirige una de las carteras ministeriales con más peso. Profesora de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra, entre la tarde del miércoles y la mañana de de este jueves ha estado de viaje privado en Mérida y Alange.

–El modelo territorial en España se asemeja mucho a un modelo federal. ¿Es posible una reforma?

–La reforma es complicada porque implica un consenso amplísimo que en estos momentos es difícil que se dé en el Congreso a pesar de que hay una comisión funcionando a la hora de evaluar el modelo autonómico. Hay margen para reformarlo pero incluso sin reforma también hay margen para hacer muchas cosas. Somos un estado muy descentralizado pero los instrumentos de cooperación típicos de los estados federales se han desarrollado poquísimo. Tenemos conferencias sectoriales que algunas funcionan bien pero otras no. Las autonomías deben participar más en la toma de elección de aspectos comunes. Hay una Conferencia de Presidentes que funciona a medio gas. Se podría reunir más, desarrollar debates interesantes sin la obligación de llegar a acuerdos para poner en común los problemas. Incluso el Estado puede explorar nuevas vías a la hora de plantear nuevas regulaciones en materias que afectan a las comunidades.

–¿Se trata de descentralizar más o de recentralizar en algunos asuntos? El presidente Vara ha dicho que le gustaría que hubiera un calendario vacunal único en España.

–Una cosa es que pueda haber traspaso de competencias pendientes para comunidades que las quieran. Hay otras que no quieran más. Lo que sí es verdad es que respecto a aquellas competencias que son del Estado es importante que las comunidades participen en su diseño. Lo vemos en política educativa. Si nos planteamos una ley de educación es bueno que participen porque luego tienen que desarrollarla. Es mucho mejor que las comunidades tengan la posibilidad de llegar a un acuerdo con el Estado. No se trata por tanto descentralizar más o menos sino que el Estado autonómico funcione como uno federal desde el punto de vista cooperativo, de participación de las distintas partes en el todo.

–«No aceptaré bajo ningún concepto que la Generalitat negocie una financiación propia. Negociar un cupo con Cataluña sería revisar la Constitución por la puerta de atrás». ¿Sabe quien ha dicho esto?

–No, pero estoy de acuerdo.

–Lo ha dicho Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha. ¿Es posible un cupo catalán?

–En el marco actual no es posible. Hay un modelo de financiación común para todas las comunidades menos a tres y ese es el marco en el que nos movemos y en el que se debe negociar el modelo de financiación. Es la pretensión del Gobierno. El debate en Cataluña, al menos por los independentistas, ya no es ese. No como ocurría antes: tensionar la relación con el Gobierno y arrancar más dinero. En estos momentos en Cataluña el debate trasciende a eso. La Generalitat no está haciendo un planteamiento de más inversiones o de un nuevo modelo de financiación sino que va más allá al punto de romper el marco constitucional y estatutario, saltarse la legalidad. Esa ruptura del Estado de derecho conllevó consecuencias negativas para los ciudadanos de Cataluña en particular, para los españoles y también ha tenido consecuencias económicas. De lo que se trata es de poder recuperar la normalidad institucional, por supuesto con la premisa del respeto a la legalidad vigente. En eso trabajamos.

–Dos no se llevan bien si uno no quiere.

–Los que dirigen la Generalitat tiene que plantearse seriamente si quieren representar a todos los ciudadanos catalanes que han dejado de representar en los últimos tiempos y si quieren preocuparse por mejorar la vida de las personas. Son las preguntas que tienen que responderse.

–Ha venido en coche a Mérida, ¿no?

–Sí.

–Este miércoles Adif ha licitado la construcción de un tercer carril del AVE entre Castellbisbal y Martorell (corredor mediterráneo) y el AVE a Galicia por valor de 258 millones. En Extremadura no tenemos siquiera un tren digno.

–Entiendo las reivindicaciones de Extremadura sobre el tren y el Gobierno está comprometido con la solución a estas reivindicaciones justificadas. Me consta que el Gobierno ha comprometido la compra de trenes nuevos para la región.

–Perdone, ministra. Los dos que han llegado no son nuevos sino de segunda mano. Mejores que los de ahora, pero de segunda mano.

–Bueno... sean de segunda mano o nuevos cubrirán las necesidades que ahora no se cubren con los que hay. Sé que ha habido incidentes con trenes que han salido ardiendo, averías mecánicas... No es algo que haya surgido en los últimos dos meses, el tiempo que llevamos en el Gobierno. Viene de lejos y desde luego para el Ministerio de Fomento es una prioridad el tren en Extremadura. Es apremiante. No es de recibo que en 2018 haya estos problemas de movilidad. Vertebrar también España es tener buenas infraestructuras.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos