El mercado laboral se ralentiza en España y el paro se reduce la mitad que en 2018

LUCÍA PALACIOSMADRID.

El mercado laboral se resiente. Si en los primeros meses del año resistió contra todo pronóstico a los síntomas de desaceleración económica, ahora esa ralentización llega también al empleo. Así se desprende de los datos de la EPA publicados ayer por el INE, que confirman lo que ya adelantaron las cifras de afiliación y paro del pasado mes de junio. Y los expertos auguran que esta ralentización continuará en el segundo semestre.

El número de ocupados ha subido en el segundo trimestre del año y el paro ha bajado, algo lógico por otra parte en esta época del año, de las mejores para el empleo. Pero lo ha hecho menos que los años precedentes, y eso que en esta ocasión la Semana Santa cayó en abril.

El desempleo en el país se redujo en 123.600 personas, lo que supone el menor descenso en un segundo trimestre desde 2012, cuando España estaba inmersa en la fuerte crisis que se inició en 2008. Es más, este recorte es menos de la mitad que el que se registró en los dos años precedentes, cuando en este periodo el paro disminuyó en 306.000 y 340.700 personas, e incluso creció más de medio punto el paro desestacionalizado.

De igual manera, en este segundo trimestre se crearon 333.800 empleos, una buena cifra, pero también por debajo de los 467.000 que se generaron en 2018 y los 375.000 de 2017. Desde la recuperación, solo es mejor dato que en 2016.

Cabe destacar que el incremento del empleo fue superior al descenso del paro, algo que se explica por el fuerte alza experimentado por la población activa, que creció en 210.200 personas, el mayor aumento de los últimos años gracias a que la tasa interanual avanzó al mayor ritmo desde 2009.

El Gobierno confía

Esta también es una de las razones de la ralentización del empleo, que crece en menor medida porque cada vez hay más personas en disposición de trabajar. El número de activos superó los 23 millones, algo que no se veía desde finales de 2013, y se acerca al máximo de 2007, cuando se rozaron los 23,5 millones.

«Es un signo positivo que muestra la confianza en la economía española y las expectativas de encontrar empleo», destacó la secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva, que negó los síntomas de enfriamiento del mercado laboral y habló de que se comporta con un «notable dinamismo».

Pese a este menor ritmo de subida, se han superado los 19,8 millones de ocupados, el mejor dato de la última década, aunque aún se está lejos de lograr los más de 20,7 millones de trabajadores que había en el tercer trimestre de 2007.

A su vez, el número de parados se sitúa en los 3,23 millones, el mínimo desde el cuarto trimestre de 2008; el número de hogares con todos sus activos en desempleo cae por debajo del millón por primera vez desde 2008 y la tasa de paro se redujo hasta situarse en el 14,02%.