La Fiscalía investigará la filtración de los exámenes de la selectividad en Extremadura

El presidente regional, Fernández Vara, junto al rector de la UEx, Segundo Píriz, este viernes. :: / LORENZO CORDERO

Un total de 4.594 estudiantes tendrá que repetir el próximo martes al menos una materia tras la grieta existente en la encomienda de custodia

JOSÉ CEPEDA | REDACCIÓN

La filtración de los exámenes de selectividad en Extremadura, así como las diligencias del posible delito que puediese acarrear este hecho, ya está en manos de la Fiscalía de Badajoz. Antes incluso de que la propia Universidad de Extremadura llegase a demandarlo, el Ministerio Público anunció que actuará de oficio para investigar un presunto delito penal de descubrimiento y revelación de secretos. Todo ello tras haber quedado demostrado que la plataforma que contenía los archivos de algunos de los ejercicios del pasado miércoles -y cuyo acceso debía estar restringido- contempló un total de 14 «accesos indebidos» procedentes de perfiles ajenos a los miembros de la comisión organizadora, según informó este viernes el equipo de Gobierno universitario. 

Más información

Como consecuencia de esta grieta en la custodia de los exámenes de la prueba de acceso a la universidad, actualmente denominada EBAU, un total de 4.594 alumnos tendrá que repetir al menos un examen este próximo martes 12 de junio. De ellos, 409 tendrán que volver a examinarse de dos materias. Así lo acordó el jueves por unanimidad el comité organizador de esta prueba con el objetivo de hacer primar los criterios de «igualdad, mérito y capacidad». En la misma sintonía se movió este viernes Segundo Píriz. A través de una comparecencia pública llevada a cabo en Cáceres, el rector de la Universidad de Extremadura pidió disculpas y definió lo sucedido como un «grave incidente». No obstante, defendió la decisión tomada de hacer repetir los ejercicios a los aspirantes a universitarios: «Después de evaluar los pros y los contras, la universidad no puede permitir que haya estudiantes que tuvieran los exámenes antes de entrar en el aula». 

Segundo Píriz, durante su comparecencia
Segundo Píriz, durante su comparecencia

Píriz, que quiso lanzar a la comunidad educativa un mensaje de «serenidad y tranquilidad», explicó que la universidad abrirá una investigación interna «para depurar posibles responsabilidades». Antes de que la Fiscalía actuase de oficio, la intención de los responsables universitarios era precisamente demandar estos hechos ante los órganos competentes. Según explicó la cabeza visible del organismo académico extremeño, y con el objetivo de paliar los perjuicios ocasionados por la repetición de las pruebas, la Universidad de Extremadura habilitará en su página web un formulario para hacer frente a la responsabilidad económica que pueda derivarse del desplazamiento, alojamiento y manutención de aquellos estudiantes que vivan fuera de las ciudades donde están ubicadas las sedes presenciales. Unos gastos que serán costeados por la propia universidad. 

A pesar de este incidente, que ha originado numerosas protestas en el ámbito social, la UEx mantendrá la fecha inicial prevista del viernes 15 de junio para abrir el período de preinscripciones. Se espera que para entonces, gracias a la incorporación de más personal, la totalidad de los 4.891 alumnos inscritos en la selectividad puedan tener sus notas. «Se redoblarán esfuerzos para la corrección de los exámenes del martes», tranquilizó el rector.

Reacciones políticas

«La decisión que ha tomado la universidad era la única que cabía. De no repetirse los exámenes, podría darse la circunstancia de que algún estudiante lo recurriera y fuera un juez el que obligara a suspender esas asignaturas e incluso otras», manifestó ayer el presidente regional, Guillermo Fernández Vara.

Por su parte, los portavoces parlamentarios coincidieron en la «gravedad» de este hecho y mostraron su solidaridad con los alumnos extremeños que tendrán que repetir algunos de los exámenes, así como con sus familias.

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Extremadura, Valentín García, pidió que el rector de la UEx dé explicaciones «convincentes» antes del martes, fecha en la que se ha convocado la repetición de los exámenes. Por su parte, el portavoz adjunto del grupo parlamentario del Partido Popular, Luis Alfonso Hernández Carrón, consideró necesario que se investigue qué ha podido pasar para que, a partir ahí, se asuman responsabilidades, «también por parte de la Junta», dijo.

Cabe destacar que la comisión organizadora de la EBAU, además de por el propio rector, no solo está formada por personal de la Universidad de Extremadura, sino también por miembros de la Consejería de Educación, así como por personal de cuerpos docentes no universitarios nombrados por la Administración regional. Entre las funciones de esta comisión está «establecer las medidas que garanticen el secreto del procedimiento de elaboración y selección de las pruebas, así como su custodia, y el anonimato del alumnado en la fase de corrección y calificación de las mismas», tal y como dicta la orden publicada en el DOE el 11 de abril de 2018.

Los grupos parlamentarios coinciden en la «gravedad» de los hechos y exigen una exhaustiva investigación

Del mismo modo, el portavoz de Podemos en la Cámara regional, Álvaro Jaén, reclamó una investigación interna y también externa para saber «qué ha pasado y quiénes son los responsables» de un caso en el que su formación quiere pensar que se trata de un «error» y no de una «maniobra muchísimo más sucia». También salió al paso María Victoria Domínguez. La representante de Ciudadanos entiende que los hechos ocurridos son un «fallo evidente en la cadena de custodia de los exámenes», a la vez que solicitó que el máximo representante del Gobierno de la universidad comparezca en la Asamblea de Extremadura para dar explicaciones.

Freapa, a través de un comunicado público, instó a la universidad a investigar lo sucedido y mandó todo su apoyo a las familias.