La UEx llega a la Fórmula 1 universitaria

Varios miembros del proyecto trabajando en el espacio que tienen habilitado en la Escuela de Ingenierías Industriales de la Universidad de Extremadura. :: pakopí/
Varios miembros del proyecto trabajando en el espacio que tienen habilitado en la Escuela de Ingenierías Industriales de la Universidad de Extremadura. :: pakopí

Un equipo de 50 alumnos diseña un vehículo para participar en una competición a nivel mundial

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

«Hay que reprogramar y ajustar los mapas del motor para que rinda bien». Esta frase podría escucharse en el box de un equipo de automovilismo o a través de la televisión en boca de un comentarista de Fórmula 1 durante la retransmisión de una carrera. Sin embargo, es Francisco Javier Toscano, alumno de la Escuela de Ingenierías Industriales de la Universidad de Extremadura (UEx), quien la pronuncia.

Más información

Él y Domingo Solomando son los directores de UnexMotorsport, un equipo extremeño que está desarrollando un proyecto destinado a participar en la Formula Student, una competición automovilística destinada a alumnos universitarios de todo el mundo. El calendario de pruebas consta de carreras en diferentes puntos del globo, desde Michigan a Silverstone, y el objetivo de los extremeños es llegar a la que tendrá lugar en Barcelona en 2019. Hasta la fecha, Extremadura no ha tenido ninguna escudería y ellos aspiran a ser los primeros.

Para lograrlo cuentan con un equipo formado por 52 estudiantes de todos los cursos, la inmensa mayoría con formación de ingenieros, aunque también hay alumnos del grado de Administración y Dirección de Empresas (ADE).

«Algo que te suena a matemáticas locas en clase, lo ves puesto en práctica y con sentido»F

«Algo que te suena a matemáticas locas en clase, lo ves puesto en práctica y con sentido»F Domingo Solomando | Codirector del equipo

El proyecto está centrado en el diseño y fabricación de un vehículo que pueda competir en un circuito. El equipo de la UEx se formó en noviembre de 2017, aunque los trabajos no comenzaron hasta el mes de febrero de este año. Uno de los inconvenientes, pero también de las mayores ilusiones de sus integrantes, es que han puesto en marcha la iniciativa desde cero.

Sus componentes se han dividido en varias áreas. Una de las más activas es la que se encarga del motor y la transmisión. «Hemos comprado un motor monocilíndrico de gasolina», expone Toscano, que justifica su decisión en la búsqueda de un menor peso. Según la normativa, el motor no puede superar los 750 centímetros cúbicos. «Además, hay una restricción de 20 milímetros en la admisión, con lo que se intenta igualar todos los motores», añade este alumno de Don Benito que está entre el segundo y el tercer curso de la carrera.

El presupuesto que maneja es de 20.000 euros y su intención es estar en la carrera de Barcelona de 2019

En este punto, las labores se enfocan en perder la mínima potencia al reducir la admisión y los directores creen que llevan un buen ritmo de trabajo. Por el contrario, en la parte de la electrónica consideran que van más despacio. Aún así, entienden que pueden cumplir los plazos que se han marcado. «Electrónicamente es complejo; la idea es llevar el cambio en el volante y utilizar el embrague solo para salir, a semejanza de un Fórmula 1», confirma Toscano, que también se ve capaz de llegar al objetivo en este campo.

Dinero

El aspecto que realmente preocupa al equipo es el económico. Se han marcado un presupuesto de 20.000 euros y deben buscar financiación a través de patrocinadores para alcanzar esa cantidad. «Acudimos a ferias, a las que llevamos merchandasing, y queremos crear una asociación deportiva para ver qué tipo de ayudas podemos recibir de las instituciones», comenta Solomando, que añade que también organizan rifas y sorteos. «Vendemos los espacios de la camiseta del equipo y nuestra intención es subastar el color del coche», apostilla este ingeniero de Villanueva de la Serena que ya ha presentado su trabajo de fin de grado. Es el dinero lo que ralentiza sus tareas. Existen muchos productos en el mercado que están diseñados expresamente para los vehículos que participan en esta competición. Si dispusieran de más fondos podrían comprar esos elementos y no tendrían que adaptar los generalistas que adquieren de manera más barata.

 «La idea es que el equipo continúe y vayamos evolucionando a lo largo de los años»

«La idea es que el equipo continúe y vayamos evolucionando a lo largo de los años» Fco. Javier Toscano | Codirector del proyecto

Estas complicaciones les obligan a invertir más tiempo, pero también les sirven para buscar soluciones originales a las situaciones a las que se tienen que enfrentar. La aerodinámica es un ejemplo de ello. «Nuestro concepto del coche es un poco diferente al de otros equipos; ya que vamos a participar y no tenemos un presupuesto que nos permita competir con los grandes coches, queremos llamar la atención por algo novedoso», detalla Toscano, que acudió a un curso de aerodinámica de competición impartido por un ingeniero de Fórmula 1.

Estos grandes coches a los que se refiere son los de escuderías, sobre todo europeas, muy potentes. En concreto, hay grupos alemanes e ingleses con presupuestos multiplican por 20 el de UnexMotorsport. «El equipo de Munich tiene 400.000 euros solo para el coche; son 22 integrantes y todos cobran por este trabajo», remarca Solomando, que apostilla que hay vehículos de fibra de carbono en las carreras. Y es que hay grandes marcas de automoción, como BMW, detrás de algunos grupos que participan en la Formula Student y utilizan a estas escuderías universitarias como cantera para sus empresas y sus equipos de competición.

Aplicación de conceptos

La mayoría de los alumnos de la UEx que forman parte del equipo universitario tienen en común que les gustan las competiciones de motor, aunque sobre todo disfrutan aplicando los conceptos que se imparten en las aulas. «Algo que te suena a matemáticas locas en clase, lo ves puesto en práctica y que tiene sentido», indica Solomando.

Por ello, los estudiantes de la Escuela de Ingenierías Industriales que participan en el proyecto, por norma general, quieren trabajar en los departamentos técnicos del equipo. En este sentido, los directores buscan una mayor implicación de universitarios de ADE o de otras formaciones relacionadas con la comunicación, las finanzas o el marketing. Además, se da la circunstancia de que se trata de apartados fundamentales para despegar en el aspecto presupuestario. «Si no nos vemos con la capacidad económica de poder soportar la construcción del vehículo, tomaremos la decisión de solo presentar el proyecto en 2019 y seguir trabajando en el coche físico para 2020», informa Solomando.

El proyecto plantea crear una empresa que venda un coche rentable para una prueba automovilística

En cualquier caso la intención es estar presentes en la prueba de Barcelona de Formula Student, ya que en esta se puede participar de varias formas. El año pasado hubo 120 equipos en la capital catalana, algunos de ellos con el coche preparado para el circuito y otros solo con el proyecto. «La idea de la competición no es solo la carrera, sino crear una empresa que venda ese vehículo y que el coche sea rentable para una prueba de automovilismo; hay que crear el balance de caja o el plan de negocio, no es solo ingeniería», según los directores.

A pesar de la multitud de tareas que se deben realizar hasta ver el coche sobre la pista, la mayor ilusión de los miembros de UnexMotorsport que el monoplaza entre en competición. De hecho, ya hay varios candidatos a pilotar, aunque todavía no se ha decidido quién será el conductor. «El que sea más rápido», bromea Toscano, consciente de que todavía queda mucho tiempo para enfrentarse a esa decisión.

Pensando en el futuro, la idea de los directores es que UnexMotorsport forme parte de la UEx y que el equipo se mantenga en el tiempo una vez que ellos abandonen el ámbito universitario. «Es la única forma de evolucionar y de que el coche pueda mejorar», dicen. De momento, la iniciativa ha tenido una buena acogida por parte de los profesores y los responsables de la Escuela de Ingenierías Industriales. «Nos aporta conocimiento y ayuda en transporte y en la participación en ferias», agradecen.

 

Fotos

Vídeos