La licitación en obra pública de la Junta ha caído un 47% hasta junio

Plataforma de Badajoz, obra que está haciendo la Junta. /J. V. Arnelas
Plataforma de Badajoz, obra que está haciendo la Junta. / J. V. Arnelas

Los datos confirman el impacto de la Ley de Contratos, los concursos cayeron cuando entró en vigor el pasado marzo

Luis Expósito
LUIS EXPÓSITOBadajoz

Los malos augurios se cumplen. El importe de los concursos de obra pública que ha lanzado la Junta en el primer semestre del año ha caído el 47,3% con respecto al mismo periodo del año pasado. En dinero, se ha pasado de los 54,6 millones de enero a junio de 2017 a los 28,8 de los primeros seis meses de este 2018, según un informe de Seopan, que es la patronal que agrupa a las grandes constructoras de España.

La oposición acusa a la Administración regional de no ejecutar el Presupuesto, pero también hay que tener en cuenta otra variable. Es la entrada en vigor en marzo de la Ley 9/2017, de Contratos Públicos, que pretende aumentar la transparencia pero que también establece muchos más controles, lo que ralentiza considerablemente los plazos.

La situación ya se veía venir. Según los datos de Seopan, en los tres primeros meses del año el Ejecutivo regional sacó a concurso obras por valor de 25,046 millones, mientras que en los otros tres apenas supusieron 3,77 millones. Como dato llamativo, en el mes de abril no salió a licitación ni un solo euro.

Más información

Hay que tener en cuenta que estos números se refieren a las cantidades por las que salen a concurso las obras, que luego suelen ser adjudicadas por menos dinero.

A este respecto, la nueva consejera de Economía e Infraestructuras, Olga García, aseguró el domingo en una entrevista publicada en HOY que su compromiso para esta legislatura recoge una inversión de 292 millones. «Nuestro objetivo es cumplir totalmente ese acuerdo, esto es, poner en marcha esos 292 millones cuando finalice la legislatura», aseguró. Al tiempo, añadió que su consejería marchaba «al ritmo que nos marcan las empresas».

Sea como fuere, lo cierto es que la Ley de Contratos afecta a las comunidades de manera desigual. La licitación en obra pública regional subió en once comunidades, entre las que destaca el incremento de Canarias (1.277%) y Aragón (512,9%), mientras que bajó en las seis restantes, con el País Vasco a la cabeza (-60,2%).El balance conjunto de todos los contratos sacados a concurso por los gobiernos regionales arroja un incremento del 28,2%.

Más dinero del Estado

El impacto del dinero público en las infraestructuras de la región es distinto si se tiene en cuenta la acción del conjunto de las administraciones. Es decir, se reduce el dinero que pone la Junta exclusivamente, pero crece el que aportan todos los estamentos públicos para hacer obras en Extremadura. En concreto, fueron 141,57 millones de euros entre enero y junio, un 75% más que en el mismo periodo del año pasado.

Seopan todavía no dispone de datos desagregados, pero todo hace indicar que esta subida se debe fundamentalmente a los últimos contratos para que la región tenga en 2019 un tren rápido primero y más tarde un AVE. En este sentido, hay que tener cuenta que en toda España la empresa pública Adif ha sacado a concurso en lo que ha transcurrido de año obras por un valor superior a los 500 millones de euros, que es un 482% más que en los primeros seis meses del año pasado.

Sin embargo, en este aspecto la Ley de Contratos también está influyendo.Hasta el mes de mayo el crecimiento de la licitación de todas las administraciones era del 293%, porcentaje que se ve reducido ahora hasta el 75%.

Hay que tener en cuenta que además de frenar la tramitación de muchas actuaciones, la nueva legislación trajo consigo una circunstancia llamativa, hubo estamentos públicos que adelantaron sus proyectos para sortear precisamente los cambios. Así lo admitió por ejemplo de manera pública la Diputación de Badajoz, que había acelerado la gestión de la rehabilitación del Hospital Provincial para no tener que someterse a la Ley 9/2017.