El juzgado toma declaración a funcionarios por la filtración de exámenes de Selectividad

Un grupo de estudiantes el día que se repitieron los exámenes de la EBAU. :: hoy/
Un grupo de estudiantes el día que se repitieron los exámenes de la EBAU. :: hoy

La Policía Nacional sigue trabajando en la identificación de los autores de las 14 descargas indebidas detectadas

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

El Juzgado de Instrucción número 2 de Badajoz ha comenzado a tomar declaración a los funcionarios de la Universidad de Extremadura que podrían aportar información clave en la investigación que se está realizando para esclarecer la posible filtración de los exámenes de la Selectividad del pasado año.

Esas comparecencias forman parte de la instrucción de un caso que pretende saber quiénes son las personas que descargaron esos exámenes «de forma indebida» y con qué fines lo hicieron.

Fuentes próximas a la investigación han confirmado que el objetivo de estas primeras comparecencias es saber quiénes tuvieron acceso a los exámenes de Selectividad antes de la realización de la prueba, cómo funciona el sistema informático de la Universidad de Extremadura y quién subió esas pruebas a la red para colocarlas en una carpeta que supuestamente no debía ser accesible hasta que se realizaran todos los exámenes de una prueba que es clave a la hora de acceder a la universidad.

Esas pesquisas forman parte de una investigación más amplia puesto que el juzgado también ha encargado a la Policía Judicial de la Policía Nacional la realización de unas diligencias que tienen como objetivo último saber desde qué dispositivos electrónicos fueron descargados los archivos.

Para la consecución de esos datos han pedido la colaboración de las empresas que prestan servicios telefónicos y de Internet en España, puesto que son ellas las que tienen capacidad para identificar a los autores de las conexiones que están siendo analizadas.

En estos casos, las operadoras deben facilitar las direcciones IP de los ordenadores, teléfonos o dispositivos informáticos utilizados para acceder a la información dado que cada una de las conexiones que se realizan queda registrada con ese nivel de precisión.

Si los ordenadores o teléfonos utilizados son particulares, será relativamente sencillo averiguar quién es la persona que descargó la información; si son compartidos, los investigadores tendrán que determinar quién los utilizó.

Acceso en pocas horas

En su momento trascendió que la carpeta pública que contenía los exámenes de Selectividad fue subida al servidor de la UEx el día 6 de junio a las 10.11 horas. En esa carpeta figuraban varios exámenes y los criterios generales y específicos de calificación.

El primer acceso externo se produjo a las 11.18 horas de ese mismo miércoles desde un teléfono móvil, y el último quedó registrado a las 17.22 horas de ese día.

En total, se produjeron 14 descargas de exámenes, cinco desde ordenadores de fuera de la UEx y una desde un ordenador interno. Algunos de esos dispositivos realizaron varias conexiones.

Todas esas «descargas indebidas» fueron realizadas por personas ajenas a la comisión organizadora de la EBAU (nombre que ahora recibe la Selectividad), razón por la que la Fiscalía de Badajoz decidió actuar de oficio en un caso que sigue abierto.

La investigación impulsada por el Ministerio Público y el Juzgado de Instrucción número 2 de Badajoz trata de saber si se cometió un delito de descubrimiento (acceso indebido a una carpeta informática) y revelación de secreto (transmisión de esa información a terceras personas). Ese hecho está castigado en el Código Penal con penas de prisión.

Esa filtración de las pruebas obligó a repetir exámenes a 4.000 alumnos extremeños.